¿POR QUÉ, a ver, por qué nadie cuida al Presidente y lo dejan hacer esos osos legales delante de todo el mundo?

Resulta bastante patito el fastuoso decreto que ayer firmó Andrés Manuel López Obrador para prohibir que el jefe del Ejecutivo condone impuestos.

PARA que quede claro: El mandatario está renunciando a una facultad... ¡que no tiene!

De acuerdo con el Código Fiscal de la Federación, el Presidente puede condonar impuestos, sí, pero sólo en caso de desastres naturales, de plagas o epidemias; lo mismo que cuando se busque proteger a una región o a un sector económico en específico.

¿A poco va a renunciar a eso?

Se ve difícil.

EN REALIDAD las condonaciones ordinarias, que son las que tanto critica AMLO, son facultad tanto del SAT como de las secretarías de Finanzas de los estados, por ser auxiliares en la recaudación de impuestos federales.

Y para cambiar esa situación habría que reformar el Código Fiscal y no simplemente andar firmando decretitos.

***

CONTRARIO a lo que andan diciendo los despistados —y uno que otro mal intencionado— Patricia Bugarín dejó la subsecretaría de Seguridad Ciudadana por un problema de salud.

Nada tuvo que ver su desempeño, de acuerdo con lo que se comenta en la dependencia.

TAN ES ASÍ que una vez que concluya su tratamiento, que se calcula durará un par de meses, Alfonso Durazo le ofreció reincorporarla en su equipo, sin que hayan acordado en qué posición regresará la funcionaria.

Pero de que Bugarín vuelve a la SSC, eso pueden apostarlo.

***

¡AH, CARAY! El Sector Salud está cada vez más enfermo.

Según se comenta en los chats de funcionarios, los recortes a los hospitales e institutos van en aumento.

ESTA VEZ le tocó amputación al Hospital Infantil de México, al que se le redujo en más de un 80% el presupuesto para limpieza y enfermería.

Y eso no es lo peor.

Resulta que por la falta de recursos se ordenó reducir ¡a la mitad! las cirugías que se practican cada día, porque nomás no les alcanza. 

SERÍA BUENO auscultar al secretario Jorge Alcocer para preguntarle en qué usa el Gobierno ese dinero que le está quitando a la salud de todos los mexicanos.

***

CUALQUIER funcionario es libre de hacer lo que le dé la gana en su tiempo libre, pero... ¿en serio tenían necesidad dos ministros de la Suprema Corte de ir a una fiesta de un abogado?

No es por puritanismo, pero como que no se vio muy bien que Luis María Aguilar y Eduardo Medina Mora asistieran a la boda de la hija de uno de los más importantes litigantes del país, Juan Collado.

¿Tanto así querían bailar el “no rompas más mi pobre corazón”?

Es pregunta