Serpientes y Escaleras

AMLO abre su lista al 2024 y elimina a Monreal


La primera vez que López Obrador mencionó públicamente una lista de nombres de presidenciables de su Gobierno para sustituirlo en 2024 fue el pasado 14 de junio, una semana después de las recientes elecciones. En ese entonces, para tratar de romper la idea de un enfrentamiento entre Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard, por la tragedia de la Línea 12, dijo que ellos dos no eran los únicos aspirantes en el “abanico” de la 4T y mencionó por primera vez a Juan Ramón de la Fuente, Tatiana Clouthier y Esteban Moctezuma. Ya en esa ocasión el mandatario omitió mencionar al líder del Senado, Ricardo Monreal, como presidenciable.

Ayer, en su conferencia mañanera, volvió a abrir la baraja sucesoria y esta vez sumó a una precandidata: la secretaria de Energía, Rocío Nahle, además de los ya mencionados Sheinbaum, Ebrard, De la Fuente, Moctezuma y Clouthier. Y de nueva cuenta, en lo que ya confirma una intención clara y abierta del Presidente, el nombre de Ricardo Monreal fue eliminado por de la lista de prospectos a la candidatura de Morena en 2024.

¿Por qué el Presidente decidió que el que ha sido su principal operador político en el Senado, quien ha negociado y cabildeado con las bancadas de oposición la mayoría de sus iniciativas importantes para lograr mayorías aprobatorias en el Congreso de la Unión, no debe figurar entre los nombres de los posibles candidatos a sucederlo tras la terminación de su mandato?

Por lo que ha declarado en entrevistas recientes el propio Monreal, la relación con el Presidente no ha tenido altibajos ni ha habido reclamos o regaños del Presidente al político zacatecano. ¿Qué pudo entonces haber motivado al Presidente para intentar “cortarle las alas” a Monreal y eliminarlo de su lista de prospectos a la sucesión presidencial? En los pasillos de Palacio Nacional, en oficinas cercanas al Presidente, se escucha la versión de que las quejas y denuncias de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y de su equipo, sobre una presunta “traición” de Monreal, a quien acusan de operar en su contra en las pasadas elecciones y de ser responsable de las derrotas morenistas en la mitad de la CDMX, habrían surtido efecto en el oído y el ánimo de López Obrador, quien decidió que el zacatecano era culpable y lo expulsó de su lista sucesoria.

Ayer, a pregunta de los reporteros que cubren la fuente del Senado, el coordinador morenista respondió a la ausencia de su nombre en las listas sucesorias tratando de restarle importancia a la omisión presidencial: “El Presidente tiene el derecho de expresar lo que él considera conveniente y, por esa razón, no creo que sea extraño el hecho de no ser mencionado entre los nombres que podrían ser candidatos presidenciales”, dijo Monreal, quien advirtió que adelantar los tiempos de la sucesión traerá división a Morena y distracción a los funcionarios del gabinete.

En fin, que el banderazo de salida para la sucesión presidencial ya fue dado; y no precisamente por el Presidente que ayer no hizo más que oficializar el destape que el jueves organizaron los grupos de poder morenista en el Auditorio Nacional, donde los gritos de “¡Presidenta, presidenta!” para Claudia Sheinbaum fueron el auténtico banderazo de arranque para 2024. Y no está difícil adivinar quién fue la que se adelantó en la salida y ya lleva toda la ventaja. Del resto de los mencionados ayer por López Obrador sólo hay uno que podría seguirle el paso a la adelantada y se llama Marcelo Ebrard. El resto de la lista presidencial son de pura utilería.

También en Serpientes y Escaleras

    Ver Más Noticias »

    Por si todavía no lo leíste

    Sucríbete a nuestro newsletter y recíbelo vía Whatsapp 662 126 2721