E-Comunidad

Asadores de marca vs. hechos en casa


Los buenos golfistas tienen buenos bastones de golf.

Los amantes de los caballos tienen buenos caballos.

Los aficionados al vino toman buenos vinos.

De igual forma, el buen parrillero debe tener buenos aparatos.

Pero tenemos dos problemas:

1) Por no hacer números pensamos que los aparatos buenos son muy caros.

2) Confiamos en nuestro instinto que seguido nos engaña.

Primero: Haz números

Estamos entre comprar un buen equipo de 20 mil pesos o mandarnos hacer uno por 10 mil pesos.

Si lo mandamos hacer, nos ahorramos 10 mil pesos.

Supongamos que un asador dura 10 años (aunque duran más) y hay 3,650 días en diez años. Si divides 10 mil pesos que te ahorras entre 3,650 días: en los 10 años de vida del equipo te ahorras 2.73 pesos diarios.

El problema es que aquéllos que fabrican asadores “a tu gusto” pueden ser buenos fabricantes, pero esto no necesariamente es útil.

Los buenos productos tienen cosas que lo ‘hechizo’ no tiene: una gran ingeniería, pruebas de laboratorio y una eficiencia comprobada.

Si por ahorrarte unos 2 pesos diarios vas a terminar con un diseño inferior, espera un poco, ahorra y compra un buen equipo.

Segundo: Usa el ingenio, no tu instinto

Si no puedes invertir como a veces nos pasa, o de plano no quieres esperar y vas a fabricar un equipo ‘hechizo’, asesórate con un parrillero experto o copia el diseño de un buen asador de marca con calidad de competencia.

Considera tus objetivos y posibilidades:

Si eres un parrillero casero, hay muchos equipos baratos. Si cocinas como negocio, necesitas equipo de más calidad y gran durabilidad.

Los parrilleros de competencia de más alto nivel planean para comprar o fabricar los mejores equipos.

Hora de decidir

Haz números, no sacrifiques grandes asados por 2 pesos al día, ahorra y compra cuando puedas.

El instinto no sirve, mejor usa tu ingenio y pide ayuda para terminar con un buen aparato que amplíe tus posibilidades por muchos años.

Si pagas por un mal diseño, tu aparato te limitará desde la primera hasta la última carne asada y como decía Juan Gabriel:

¡Palo dado ni Dios lo quita!

El autor es Campeón Nacional de Parrilladas 2017.

También en E-Comunidad

Ver Más Noticias »

Por si todavía no lo leíste

Sucríbete a nuestro newsletter y recíbelo vía Whatsapp 662 126 2721