E-Comunidad

Las fracturas en mujeres de la tercera edad


Como resultado del paso del tiempo, la calidad de los huesos del cuerpo humano se va deteriorando, haciendo que estos sean cada vez menos resistentes y propensos a fracturarse.

En las mujeres de la tercera edad, esto es más evidente por ser el sexo más propenso a sufrir de osteoporosis, debido a lo inminentes cambios hormonales que principalmente suceden alrededor de la quinta y sexta décadas de la vida.

Pequeños traumatismos de bajo impacto que en condiciones normales no tendrían consecuencias, en pacientes de la tercera edad o en pacientes con enfermedades óseas pueden llegar a provocar fracturas altamente complejas.

Según estudios de la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología, 1 de cada 3 pacientes del sexo femenino, mayores de 60 años, tendrá una fractura de columna, cadera o muñeca, con todas las implicaciones sociales y económicas que esto conlleva.

En otro estudio realizado en el Hospital General del Estado de Sonora se encontró que el 40% de los pacientes que ingresan con diagnóstico de cadera, presentaban también alguna fractura en la columna.

Las fracturas de columna principalmente la tendremos en la unión toracolumbar y nos puede provocar dolor y deformidad en la espalda, así como pérdida de altura.

Una fractura de cadera se puede dar incluso al caminar, siendo esta la que provoque la caída, y no que la caída provoque la fractura al golpear contra el suelo, es decir que la paciente, cuando cae al suelo, la mayoría de las veces ya está fracturada.

La fractura de muñeca se puede dar por mecanismos de baja a mediana energía y aunque el manejo no suele ser difícil, en su gran mayoría dejan secuelas como pérdida de movilidad y/o dolor residual.

Por otro lado, tanto la columna como la cadera son sitios muy frecuentes para presentar fracturas por metástasis en los pacientes de edad avanzada, es decir por ramificaciones tumorales.

Muchos pacientes acuden a consulta por dolor lumbar y al tomar exámenes de gabinete, se descubre que tienen una enfermedad de tipo oncológica, principalmente, alguna tumoración de próstata en los hombres o cáncer cervicouterino en mujeres.

El médico deberá hacer una historia clínica adecuada, revisando los antecedentes de la paciente, una exploración física integral, así como exámenes de rayos x y de laboratorio. Se deben buscar enfermedades crónico-degenerativas, fracturas previas, infecciones o tumores entre otras.

Es de suma importancia mencionar los beneficios de la Medicina Preventiva ya que se encuentra plenamente documentado que es más económico el prevenir las enfermedades y los traumatismos que el tratamiento de los mismos. Existen una serie de medidas que han demostrado que pueden ayudar a bajar los índices de este tipo de lesiones entre las que destacan:

Adecuado control óseo con densitometría y rayos x.

-Utilización de bifosfonatos y calcio suplementarios.

-Visitas periódicas de control con su médico.

-Utilización de calzado adecuado.

-Realizar actividad física supervisada.

-Evitar el uso del tabaco y restringir el de alcohol.

-Llevar una dieta balanceada

-Evitar pisos resbalosos o tapetes.

-Colocación de dispositivos antiderrapantes.

-Utilización de dispositivos de ayuda en los baños, escaleras y en lugares potencialmente peligrosos.

 

 

Dr. Ricardo Monreal Molina

Médico Cirujano Ortopedista

Posgrado en Cirugía de Columna Vertebral

Presidente de la Sociedad de Ortopedia y Traumatología del Noroeste Colegio. A.C.

Miembro del Comité Médico del Consejo Mundial de Boxeo WBC

También en E-Comunidad

Ver Más Noticias »

Por si todavía no lo leíste

Sucríbete a nuestro newsletter y recíbelo vía Whatsapp 662 126 2721