Contra los embates del grupo de Luis Videgaray, que suelta rumores sobre su posible salida de Gobernación, a Miguel Osorio Chong se le ve más firme que nunca en la dependencia política por excelencia. El hidalguense se fortalece como jefe del gabinete presidencial y opera lo mismo con los empresarios, a los que les dice que no habrá cambios en la Secretaría que encabeza y que la seguridad pública federal seguirá bajo su mando; que con partidos del Congreso para dejar claro que la posición del gobierno peñista no está a favor de una segunda vuelta electoral; y en el complicado tema de la inseguridad para arrancar una estrategia que busca disminuir el incremento de homicidios dolosos en el país que en los últimos meses encendió “focos rojos”.

Podría decirse que, sin ignorar las intenciones de “colegas” suyos desde el gabinete por “descarrilarlo”, a Osorio Chong no le preocupa, y en el despacho de Bucareli se le ve muy bien sentado y en actividad constante y frenética. Lo mismo checa diariamente reportes en línea sobre la actividad de los dos volcanes activos en territorio nacional, el Popocatépetl y el de Fuego, que las cámaras de seguridad de varias ciudades del país, los monitores instalados en las principales prisiones federales de máxima seguridad, la actividad en vivo del Instituto Nacional de Migración, entre otras muchas imágenes que se observan en directo y en línea, minuto a minuto, en la moderna sala de Juntas aledaña a su despacho en el Palacio de Covián.

El último encargo que recibió Osorio del presidente Peña Nieto fue preparar una nueva estrategia que frene el número de homicidios dolosos que en el último trimestre ha repuntado en varios estados del país, llegando a marcar una tendencia al alza según las cifras oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública. La meta sería bajar la tasa de 17 homicidios por cada 100 mil habitantes, que se tiene actualmente, a los niveles que llegó a estar en los primeros años del sexenio que fue de 12 homicidios por cada 100 mil habitantes, mientras que en el sexenio de Calderón la tasa llegó a ser hasta de 21 homicidios por cada 100 mil.

“Vamos a disminuir los homicidios dolosos, estamos a punto de arrancar una estrategia con la que vamos a lograrlo”, dice muy seguro el secretario de Gobernación que esta semana recibió a dirigentes de Coparmex y el CCE a quienes adelantó parte de esa estrategia con la que, se comprometió, disminuirá la tasa de asesinatos que ha repuntado en lo que va de este año marcando una tendencia preocupante que en agosto ya casi alcanzaba los 14 mil homicidios. Osorio respondió a los empresarios que no es viable su propuesta de separar la Seguridad Pública de Gobernación para volver al esquema calderonista de una Secretaría del ramo.

En la misma semana Miguel Osorio estuvo en Mexicali y Tijuana atendiendo el problema de migrantes haitianos y africanos retenidos en la frontera. Al no ser recibidos por EU ocasionan una fuerte “presión migratoria” para las autoridades municipales y estatales y las ONG que los ayudan. Los acuerdos con el gobierno estadounidense y el reforzamiento en la frontera sur son parte de las medidas para resolver esta problemática que para Segob, “no es crisis humanitaria y está en vías de resolverse”.

De todo esos temas y más se ocupa casi al mismo tiempo el secretario de Gobernación, que también está encargado de vigilar de cerca a Joaquín “El Chapo” Guzmán y responder a sus estrategias mediáticas “de victimización”, con las que intentan complicar su inminente extradición que se estima podría ocurrir finalmente en noviembre. Con todo eso encima, más la coordinación del gabinete federal, ¿tendrá tiempo Osorio de atender los rumores que le sueltan desde Los Pinos allegados a Luis Videgaray? Todo indica que esos intentos no le preocupan ni le ocupan; y que a pesar del “fuego amigo”, sigue siendo el priísta mejor posicionado rumbo al 2018.

NOTAS INDISCRETAS… Esta semana Manlio Fabio Beltrones viaja a Estados Unidos para participar como “analista” de las elecciones presidenciales para el noticiero estelar de una televisora. El sonorense permanecerá varios días en Washington observando la recta final de las campañas y el día de las votaciones, con lo que se cae la versión de algunos de sus detractores de que no puede visitar el país del norte. No sólo irá de visita, sino que analizará sus elecciones… Otro que encontró “refugio” en el vecino país es Marcelo Ebrard que también participa en el proceso electoral, aunque él más bien en calidad de “activista” promoviendo el voto de los mexicanos en estos comicios en apoyo a la candidata Hillary Clinton, aunque su relación es con el expresidente Bill Clinton. Por cierto que Ebrard aclara que sólo se dedica a eso y que no promueve a Andrés Manuel López Obrador ni trabaja para su campaña… Los dados mandan Escalera Doble. La semana promete.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.