Nota24102016r13

CIUDAD DE MÉXICO.- Perder la perfección en CU a manos de Tigres se dio en un momento poco adecuado, pues Pumas salió de zona de Liguilla y sólo quedan tres juegos para regresar y quedarse en ella, confesó Matías Britos.

El cuadro de la UNAM vio terminada ayer su marca de seis triunfos en fila en el cubil felino.

Tras el tropiezo se ubica en la novena posición con 20 puntos, su siguiente juego es en Veracruz, donde deberá romper su malaria de no ganar de visita.

Obviamente hay que empezar a sumar fuera de casa sí o sí, no queda de otra para poder estar en Liguilla. Por primera vez en el torneo o segunda estamos fuera de la zona de clasificación y es el peor momento pues el margen de error se achicó y quedan pocos partidos", confesó Britos, goleador del equipo con seis tantos.


"Lamentablemente no pudimos seguir con la buena racha, nos duele mucho pero no podemos hacer nada por lo que ya pasó sino por lo que viene".

El delantero descartó que la derrota ante Tigres se haya dado por la expulsión de Marcelo Alatorre en el minuto 20.

"La expulsión no condicionó el juego, la expulsión se da por ciertos problemas que teníamos en el partido y no pudimos controlar", explicó.

"Ellos estaban siendo superiores y le tocó a Marcelo como le pudo haber tocado a cualquiera, el sacrificado fue él, es un jugador importante, nos duele pero no es su culpa el resultado es culpa del equipo".

Britos descartó que el juego del viernes ante los Tiburones sea sencillo por el hecho de que el rival se ubique en la parte baja de la tabla.

 

EXP/REF/RG/OCT/2016