javier villareal 03102018ej 05HERMOSILLO, SON.- La lucha de la CTM no es en contra del Gobierno Federal, del Estado o los empresarios, sino a favor de los trabajadores y porque existan mejores servicios para ellos, aun cuando la posibilidad de una huelga general les cause enojo, reiteró el líder de la Confederación, Javier Villarreal Gámez.

“Están inconformes pues ni modo, pero la lucha es genuina y nuestros compañeros tenían tiempo exigiendo una medida de este tamaño y lo estamos haciendo con todo su apoyo y sí es necesario demostrarlo”, manifestó.

El líder cetemista destacó que durante la reunión del Consejo Consultivo Intersectorial que se llevó a cabo ayer y que integra al sector patronal y obrero, se dialogó sobre el tema y la CTM reconoció el trabajo del sector salud, mientras que los empresarios, por su parte, reconocieron la necesidad de cubrir por lo menos las 271 plazas de médicos que no se han contratado por el IMSS y ofrecieron entablar un diálogo con las instancias nacionales.

'Acercamientos provechosos'
A pesar de las declaraciones en contra del movimiento y las especulaciones hechas por empresarios y funcionarios acerca de las motivaciones personales del líder de la CTM para llamar a una huelga general, este aseguró que se han dado “acercamientos provechosos” con representantes de ambos sectores.

“Este movimiento no es en contra de los patrones, es una huelga por solidaridad que no responsabiliza a los empresarios, pero que sí los compromete a que se sumen, porque esto les afecta a las empresas (…) nosotros estamos pagando los servicios y el Instituto tiene la obligación de prestar el servicio, no podemos nosotros aceptar que no haya médicos”, indicó.

Las medidas de presión
Villarreal Gámez señaló que ayer se reuniría con la Gobernadora y la próxima semana con el líder nacional de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) y en la Ciudad de México, el secretario general de la CTM a nivel nacional, Carlos Aceves del Olmo se encuentra gestionando el tema con las autoridades federales.

Recordó que este proceso se está dando en cuatro etapas, el acuerdo, el anuncio, el emplazamiento y el cuarto, corresponde a la huelga, ya dadas las primeras dos etapas, será hasta el 20 de junio, de no haber respuesta positiva a las demandas, que se emplace a la huelga y se establezca un nuevo diálogo y si el resultado es negativo, entonces podría darse un paro de labores el 8 de julio.

exp/red/daw/may/2019