hsbc tresrrrrrHERMOSILLO, SON.- Casos de robo de identidad, de ahorros y pensiones de toda una vida de trabajo, es lo que han vivido usuarios de los servicios bancarios de HSBC en Hermosillo, Ciudad Obregón y Nogales, quienes han visto con desilusión que no pueden recuperar los recursos robados de sus cuentas, además de que a sus nombres se han tramitado préstamos que les son cobrados injustamente.

Estos han sido los calvarios que les ha tocado vivir a la profesora jubilada Olivia Robles y a la abogada Graciela Frisby, quienes han narrado a Expreso la situación que guardan sus casos.

Como muy lamentable puede considerarse el comportamiento de HSBC, de donde se han transferido ahorros y tramitado préstamos “fantasma”, sin el consentimiento de los titulares de cuentas, calificó la maestra Robles Ahumada, usuaria que se vio afectada por esta situación y logró que funcionarios del banco atendieran su caso, aunque sólo a medias.

Uno de los casos
La profesora jubilada indicó que vivió un viacrucis y una mala experiencia para lograr que la institución bancaria le regresara sólo una parte de los 418 mil pesos desaparecidos de su cuenta personal, vivencia que dejó atrás por salud, luego de la intervención de funcionarios de HSBC con quienes negoció su situación.

Externó que durante cinco meses batalló para lograr el resultado final de su caso, que ella misma dio a conocer en redes sociales desde el inicio de su peregrinar y por la misma vía agradeció la solución de su proceso.

“Lo publiqué en Facebook, di el agradecimiento, pues, a los altos ejecutivos que me atendieron, que desgraciadamente ahora a los otros no los atienden, siquiera a mí me atendieron. Aparte el desgaste emocional, el estrés en el que estuve sometida por casi cinco meses”, narró.

Más afectados
La mestra jubilada mencionó que afectados con la misma problemática le han llamado, a quienes así como a ella les han robado sus claves y firmas bancarias para usarlas en su perjuicio, aunado a que la Comisión Nacional Para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) nada ha hecho para lograr que investiguen los casos, por lo que lamentó que sólo se atenga a la respuesta que HSBC les otorga.

Destacó que a quienes no tienen el servicio de banca por internet, les dan de alta, lo que facilita consumar con facilidad lo que considera un robo, en donde el banco no se hace responsable; además que los abogados que la institución envía a negociar ante Condusef, no muestran documentación coincidente con la denuncia que enfrentan.

Hizo público su caso cuando decidió protestar por fuera de la sucursal Navarrete, en Hermosillo, con eso atrajo la atención de los medios de comunicación y por supuesto del ombudsman de HSBC, Sandro Corona, quien viajó de la Ciudad de México para atenderla personalmente, esto durante el mes de diciembre del 2018.

Sonora no es la única entidad donde se han registrado casos de este tipo en HSBC, agregó, pues durante su lucha tuvo conocimiento de una persona de Mexicali, Baja California, que también exigió la devolución de sus ahorros desaparecidos, mas no sabe si hubo solución a su asunto.

Casos similares continúan
Por su parte, Graciela Frisby Vega, cliente de la institución bancaria HSBC, denunció a EXPRESO que sus cuentas personales fueron objeto de un supuesto “hackeo”, por la cantidad de 340 mil pesos y la tramitación de un crédito a su nombre, hecho que denunció ante el banco y la Condusef, sin que haya solución al problema.

El 4 de enero recibió una llamada telefónica de HSBC para preguntarle si autorizó una serie de transferencias electrónicas, acción que negó y al mismo tiempo el hecho le pareció extraño, porque cuando ha realizado transferencias electrónicas el banco le ha preguntado si autoriza la transacción, previo a hacer el depósito a otra cuenta, lo cual no ocurrió en esa ocasión.

Mencionó que acudió a la sucursal del bulevar Paseo Vado del Río y Comonfort, la misma que el pasado 23 de abril fue embargada por un adeudo de pensiones y prestaciones a más de 700 extrabajadores; ahí le notificaron que a su nombre transfirieron dinero de un fondo de inversión por la cantidad de 340 mil pesos y tramitaron un crédito por 180 mil pesos, en ambos casos depositados a otra cuenta.

Ambas transferencias fueron depositadas a una cuenta la cual HSBC se ha negado a informar a quién pertenece y el banco que recibió el depósito; no obstante haber hecho las reclamaciones ante la Condusef y haber acudido a una audiencia conciliatoria, no hay una aclaración del banco, que se mantiene firme en que no se ha cometido ningún “hackeo”.

Indicó que ha sido objeto de hostigamiento telefónico para pagar el crédito aprobado a su nombre, incluso un fondo económico de 11 mil pesos con el que contaba fue utilizado por la institución para cobrarse dicho crédito.

Malas prácticas del banco
Criticó que HSBC no supervise el estado que guardan los créditos bancarios que en ventanilla ofrece a sus clientes, ya que por su situación ve que es fácil que otras personas dispongan de los recursos deliberadamente.

Dijo tener conocimiento de que su caso no es el único, por ese motivo ve la vía legal como la única forma de poder defender sus derechos para recuperar sus ahorros y que cese el cobro del préstamo que no solicitó; además de estar dispuesta a unirse a protestas con otros afectados para presionar a una solución.

EXP/RED/DAW/ABR/2019