garrafon bebeHERMOSILLO, SON.- Luego de que le negaron atención médica, Dalia de Valdivia en un hospital de Magdalena, Sonora, tuvo que dar a luz a su hija dentro de un vehículo; después regresó a pedir ayuda al centro médico, y a la bebé le colocaron un garrafón de agua como incubadora, por presentar problemas de bronquitis, según denunció Nohemí Hernández de Valdivia, abuela de la bebé.

De acuerdo con la denuncia publicada en redes sociales, el pasado lunes 11 de febrero, su hijo José Luis Valdivia y su nuera Dalia de Valdivia se dirigieron al Centro de Salud de Magdalena de Kino, Sonora. Ella iba con labor de parto y su fuente ya se había reventado así que llegaron a pedir la intervención médica en urgencias.

Gobernadora Pavlovich exige la destitución de la directora del Hospital de Magdalena

"Para sorpresa y desesperación de mis hijos, una mujer, que estaba ahí en urgencias, al parecer recepcionista le dijo que no la podía aceptar porque no había cupo. Ellos son una familia que cuenta con el Seguro Popular, así que iban en la confianza que da oír en cada discurso de políticos y funcionarios, qué hay voluntad y disposición para que una mujer embarazada cuente con inmediata y buena atención médica", explicó.
"Mi hijo le pidió a la mencionada señora que por favor hiciera algo porque su bebé estaba por nacer, pero de nuevo fue rechazado con toda la frialdad el mundo y le dijo que no era su problema, que no había cupo ni camas. Mi hijo les pidió que aunque sea la revisaran, pero también se negaron", afirmó.

Nohemí Hernández relató que al ir en el auto, su nuera se dio cuenta que ya no alcanzaría a llegar a ninguna parte, ni siquiera a instalarse en su recámara y esperar el evento pues la bebé anunciaba su salida con tan fuertes dolores, por lo que su hijo tuvo que parar el carro y recibir a su pequeña ahí.

"Mi hijo tomó a su mujer y a su niña y se devolvió al Centro de salud dispuesto a todo para que las atendieran y al verles las ingresaron, cuando ya la niña iba con tan baja temperatura que tuvieron que meterla a la incubadora, desarrollando un cuadro como de neumonía y con un quejido y flemas que según los médicos podía ser agua en sus pulmones. La niña nació respirando bien y llorando bien y seguramente fue la baja temperatura ambiental que sacudió su salud por tan repentino cambio".

En su escrito menciona que aumentó su indignación cuando su nuera entró a atención médica y había más de dos camas desocupadas y bien tendidas en urgencias, también varias camas desocupadas en los cuartos, por lo que preguntó: "¿Cuál es la razón de rechazar a una mujer a punto de dar a luz en este Centro de Salud de Magdalena?".

"Verdaderamente es una tristeza que pase esto y una ciudad que gasta recursos para titularse de pueblo mágico y ni siquiera cuenten con los recursos humanos, menos tecnológicos para estas urgencias. Pues como verán en las fotos que adjunto un total atraso en el equipo", expuso.
"Esperamos que no hayan pasado la cuenta al Seguro Popular como si verdaderamente hubieran atendido el parto, ¡ya sería el colmo!".

EXP/RED/FRU/FEB/2019