rosario quintero expresoNAVOJOA, SON.- A pesar de que la presidenta electa de Navojoa, Rosario Quintero Borbón, afirmó que no pagaría los platos rotos de otras administraciones, el municipio se le entregará en visible deterioro, con una deuda millonaria y demandas que tendrá que pagar durante su gestión.

Todo ello ha llevado a la próxima alcaldesa a sentirse molesta porque el actual ayuntamiento no está haciendo nada para solucionar esos problemas, aunque está convencida de que con la ayuda de la gente, rescatarán a Navojoa del olvido en que hoy se encuentra.

"Ahorita Navojoa está muy mal en infraestructura, lo que son las calles, como podemos darnos cuenta, con muchos problemas de baches, hace falta recarpeteo y de todo, los servicios básicos y públicos, hace falta la recolección de basura, iluminación, el alumbrado, en muchas partes está a oscuras, tenemos la ciudad muy enmontada, está bien que son las lluvias y cada año es la misma, pero yo creo que también está haciendo falta una mayor aplicación de las dependencias que se dedican a esto, echarle más ganas", dijo.

Los pendientes
Entre los pendientes y rezagos que tiene Navojoa, Quintero Borbón señaló la renovación de gran parte de la tubería del drenaje, ya que el 70 % se derrumbó; la reparación del auditorio, el cual fue cerrado porque el techo se estaba cayendo, eliminar los baches, pagar 120 millones de pesos de deuda y 40 millones más por demandas de proveedores.

Explicó que esta situación no le preocupa porque sabe que sacará a Navojoa adelante con el apoyo de la gente, pero sí le molesta que la administración panista saliente pudo haber hecho más cosas en pro de la ciudad, en lugar de dejarla en las pésimas condiciones en que hoy se encuentra.

EXP/ER/DAW/AGO/2018