Sonora

Diversión y curiosidad por la lectura se promueve en el Festival de Alfonso Ortíz Tirado


Foto: Cortesía.

ÁLAMOS, SON.- Con el fin de acercar a los más pequeños del hogar hacia la lectura, la 37 edición del Festival Alfonso Ortiz Tirado tendrá una serie de actividades dirigidos a niños y jóvenes que busquen reforzar sus habilidades creativas a través de la literatura.

La biblioteca y sala de lectura de la Casa Nelita Bours albergarán durante toda la semana los talleres impartidos por Clara Luz Montoya y Lorena Enríquez, buscando generar experiencias en las que la diversión y la curiosidad de los asistentes garanticen la continuidad del ejercicio literario a través de su disfrute.

Los talleres estarán divididos en dos grupos, dirigidos a jóvenes adolescentes y alumnos de educación básica, respectivamente. El primero de ellos busca acercar a los asistentes a la vida y obra de la escritora mexicana Pita Amor, a través de un repaso de su obra poética.

“Está orientado a acercar al joven a está destacada poeta mexicana reconocida por su talento y su excentricismo, y por esa vida tan libre de la que fue protagonista, pero que no conocen precisamente los más jóvenes. Con este ejercicio van a integrar una serie de poemas elaborados en la clase y que tengan un guiño a la obra de ella, para que se apropien de su historia y la combinen con la de ellos, utilizando recursos retoricos”, señaló Clara Luz Montoya.

Por su parte, “Tiempo de Bookis” está diseñado para que los pequeños realicen sus propias greguerías y otras obras de extensión breve como cuentos etiológicos y adivinanzan. Al finalizar ambos talleres, en el último día de actividades del FAOT, el próximo sábado 29 de enero, se presentará el trabajo de memorias infantiles y juveniles formadas por las creaciones de los asistentes a las actividades que también se realizan de manera híbrida.

De igual manera, la entrada a la histórica casona que está sobre el callejón del beso ha sido habilitada como biblioteca y sala de lectura por parte de Lorena Enríquez, apelando a la imaginación de los pequeños que acudan a las actividades libres que allí se ofrecen.

El lugar fue pensando para que los pequeños puedan aproximarse al libro como un divertimento que no les es impuesto, de modo que su misma curiosidad los lleve al disfrute del encuentro con la lectura.

“El objetivo es que disfruten de un momento de lectura, si gustan descansar un rato y que encuentren algún libro que les guste y por un momento se sumerjan en una historia”, apuntó la tallerista.

También en Sonora

Ver Más Noticias »

Por si todavía no lo leíste

Sucríbete a nuestro newsletter y recíbelo vía Whatsapp 662 126 2721