Sonora

Rulón Anaya, el navojoense que ve como un don su habilidad para tocar la trompeta


Foto: Cortesía

NAVOJOA, SON.- “Gracias muchachos, qué bonito tocaron”, la mayor satisfacción de un músico.

Uno de las profesiones más nobles y dignas de no llamarse trabajo, sin duda es la música, pues en el gremio no se conoce a un solo filarmónico que no disfrute lo que hace.

Raúl Antonio Anaya Sesma, un joven navojoense a quien su pasión por la música lo ha llevado a colaborar con bandas, mariachis, grupos versátiles, norteños y otras agrupaciones, dijo que la música jamás será un trabajo para él, pues disfruta cada nota que suena en su amiga y fiel trompeta.

“Lo veo como un don que Dios me dio y ahí la llevo, en estos años que tengo de tocar, he tenido la oportunidad de visitar diferentes partes de la República gracias la música, he estado en bandas muy buenas que me han brindado la oportunidad de colaborar con ellos y conocer distintos lugares”

Dijo que además de esta satisfacción, el recompensar con su trabajo los sacrificios de sus padres es una de las mieles que le ha dado su profesión, pues son bastantes las agrupaciones las que lo invitan a tocar en sus eventos y sus ingresos hasta el momento son buenos.

Anaya Sesma, quien tiene más de 15 años tocando la trompeta, dijo que si pudiera cambiar algo de su profesión, sería el momento que algunos contratantes intentan pagar menos o no liquidar el contrato, aunque esta situación no ocurre con frecuencia.

El joven filarmónico de la colonia Sonora en Navojoa felicitó a todos los músicos este día de Santa Cecilia e invitó a esforzarse y seguir adelante a quienes tienen este don y apenas lo comienzan a explotar.

“Feliz día del músico”

Rulón Anaya.

También en Sonora

Ver Más Noticias »

Por si todavía no lo leíste

Sucríbete a nuestro newsletter y recíbelo vía Whatsapp 662 126 2721