escena delc rimenCIUDAD DE MÉXICO.- Alejandra sabía que Alan era violento y tras denunciarlo, lo dejó. Pero él regresó y la mató.

El feminicidio ocurrió ayer miércoles al interior de una casa, en Iztapalapa, donde la mujer de 36 años vivía.

Minutos antes de las 11:00 de la mañana, ella salió en compañía de su hija a un mercado de la colonia San Miguel Teotongo.

No tardó en regresar a su casa, ubicada sobre la calle La Loma. Cuando estaba por entrar al domicilio, Alan apareció.

Él, de 33 años, agredió con palabras a su víctima, quien se dirigió al baño donde la discusión continuó, después de que el agresor logró entrar a la casa de Alejandra.

Los gritos y golpes fueron denunciados por la familia de Alejandra, pero a pesar del llamado de auxilio, la Policía tardó en llegar.

Intentó huir, pero vecinos lo detienen
Ahí, frente a la mirada de la menor de edad, él atacó a la mujer. Fue en el baño de la casa donde el feminicida sacó una navaja y la insertó en el cuerpo de su expareja.

Él trató de escapar, pero vecinos y familiares lograron retenerlo. Aún con el arma en mano. 

Después del mediodía, la Policía atendió el llamado. También llegaron los paramédicos, que encontraron a la mujer muerta.

Alan fue detenido y trasladado a la agencia ministerial, a donde también llevaron a la menor, quien fue reclamada por su abuela.

El Universal / RDLMB 18/04/19/DAW