Mundo

Tenía la esperanza de encontrar trabajo… la drogaron y abusaron de ella en entrevista


Imagen ilustrativa. Especial / Expreso

HERMOSILLO, SON.- El caso de una joven venezolana que fue drogada y violada durante una entrevista de trabajo está recorriendo rápidamente las redes sociales y causando indignación entre la población mundial, pues a pesar de que el hecho sucedió en Argentina, mujeres de distintos países se han solidarizado con la víctima.

Todo empezó el viernes pasado, cuando la joven de 18 años fue contactada vía Facebook por un hombre que se hacía llamar Santiago G. Martínez (aunque en realidad su verdadero nombre es  Irineo Humberto Garzón Martínez) para ofrecerle un trabajo en una tienda de indumentaria médica en el barrio de Balvanera en Buenos Aires.

El sujeto invitó a la muchacha a cenar ese mismo día para “hablar sobre el trabajo”, pero la dama se negó, por lo que quedaron en verse para una entrevista el sábado por la mañana.

Como todo parecía muy sospechoso, la madre de la víctima le pidió que al llegar al lugar le enviara una foto del frente del comercio y los datos del dueño del lugar.

Después de la entrevista, la joven quedó contratada y empezó a trabajar ese mismo día.

Según el relato de la mujer, durante la jornada de trabajo, el acusado le ofreció varias veces “un vaso de gaseosa o de jugo”, que la chica rechazó pero terminó aceptando un vaso con agua cerca del mediodía.

Posterior a eso, la joven comenzó a sentirse mareada y decidió enviarle un mensaje a a su madre, para alertarla de la situación.

“Creo que el dueño de donde trabajo me drogó porque me siento mareada”, expresó la víctima en el chat de Whatsapp y agregó la dirección en dónde se encontraba.

La violación

“Me pareció aún más extraño cuando veo que le pasa el candado a las persianas, cierra todo con llave e inmediatamente le mando un mensaje a mi mamá porque tenía miedo y veo que estaba cerrando todo”, relató la víctima en una entrevista con el canal internacional TVV Noticias.

La joven contó que después de cerrar, el comerciante se acercó la caja, donde estaba ella. “Me ofreció vodka. Le dije que no que yo no tomaba y si lo hacia iba a tener problemas con mi mamá al regresar”, dijo.

“Minutos antes de que él cerrara ingresaron unas señoras y yo lo único que le dije es que iba a tomar agua. Pero la iba a tomar de un filtro que él tenia. Me levanté, las atendí y cuando regresé el agua ya la tenía allí. Hacía mucho calor y estaba tan metida de hacer bien el trabajo para quedar, que no me percaté que ya la había servido”, se lamentó.

Apenas tomó el agua, la chica sintió que se le dormían las manos. “Marco la última llamada de mi celular que por suerte era la de mi hermana y ella contesta, cuando ella contesta solo vi que la llamada estaba corriendo pero ya no le pude hablar, ni decir absolutamente nada porque sentí que me dormí”, contó la afectada.

La hermana de la joven avisó de manera urgente a su madre, quien se encontraba cerca del comercio.

La mujer enseguida denunció el hecho y oficiales de la Comisaría Vecinal 3A de la Policía de la Ciudad fueron al lugar. Al llegar, los agentes notaron que el comercio estaba cerrado con las persianas abajo

Tras llamar varias veces a la puerta, los policías entraron y encontraron a la joven tirada en una escalera, desnuda en la parte de arriba de su cuerpo y, al parecer, bajo el efecto de alguna sustancia, según dijeron fuentes del caso. Al lado estaba el dueño del negocio, identificado por sus iniciales como I. H. G. M. ,que fue detenido.

La víctima contó que cuando despertó por primera vez se sentía mareada. “Él me estaba poniendo el pantalón y de allí, me imagino, me volví a dormir porque cuando desperté nuevamente estaba con una policía”, dijo.

“Estaba drogada, con la ropa sucia, el torso desnudo y colocada así nomás una remera del hombre. La encontramos con la ropa interior mal puesta, descalza y con los cabellos revoltosos”, aseguró Thais, la madre.

Los oficiales solicitaron la asistencia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME), que atendió a la víctima y la trasladó al Hospital Ramos Mejía, donde fue atendida por una médica legista para establecer su sufrió un posible abuso sexual.

Detención e indignación

La causa quedó a cargo de la jueza Karina Zucconi, en el Juzgado Criminal y Correccional N° 15, pero recientemente se encendieron las redes, pues a pesar de que imputó al hombre por el delito de “abuso sexual simple”, lo dejó en libertad, según informaron fuentes de la investigación.

Posterior a esto, la familia de la joven hizo públicas las capturas de pantalla de la conversación de la chica con el abusador.

También en Mundo

Ver Más Noticias »

Por si todavía no lo leíste

Sucríbete a nuestro newsletter y recíbelo vía Whatsapp 662 126 2721