Mundo

Conmemora la ONU 75 años en plena crisis global


Foto: (Especial/EXPRESO).

WASHINGTON, EU.- Las Naciones Unidas celebran su 75 aniversario y lo hacen en un momento de crisis mundial que ha puesto a la organización en una situación crítica, debatiendo su papel real en un contexto global acuciado por varias crisis a la vez: sanitaria, económica y social, para la que su única receta es más multilateralismo.

Sin embargo, el poder de la institución es frágil y la celebración de la efeméride conlleva a una introspección profunda no sólo del estado del planeta y sus liderazgos, sino también de la propia organización.

El secretario General de la ONU, el portugués António Guterres, reconoció que “hoy en día hay un excedente de desafíos multilaterales y un déficit de soluciones multilaterales”, insistiendo en la necesidad de trabajar en equipo para salir de las cuestiones globales.

Para evitar las suspicacias de los movimientos nacionalistas y aislacionistas que cada vez más dominan el panorama político mundial, Guterres tuvo que salir al paso para presentar la ONU como un acompañante, un canal de ese trabajo conjunto necesario.

“Nadie quiere un gobierno global, pero tenemos que trabajar conjuntamente”, insistió el portugués.

Ni que sea para seguir con el vigente mayor éxito del organismo: el haber evitado una tercera guerra mundial, un hito que ‘se tiene que preservar’.

Los jefes de Estado y de gobierno participaron de una ceremonia de celebración del 75 aniversario única, totalmente virtual, con discursos pregrabados por primera vez en la historia.

Todos con un mensaje de felicitación y llamados al multilateralismo para salir del desconcierto actual.

No será fácil y menos con el desdén de algunos países, empezando por Estados Unidos.

Estaba previsto que participara en el evento el presidente Donald Trump, pero pudo más su aislacionismo y su desacuerdo con varias agencias del organismo —se retiró de la Unesco y anunció que hará lo propio con la OMS— que el deber del anfitrión y potencia mundial.

Ni siquiera fue la embajadora estadounidense ante la ONU: dejaron la papeleta a la segunda de la misión, un cargo interino, para que hiciera el discurso pertinente.

Cumplir 75 años lleva a mirar atrás, hacer balance y reformular una institución para muchos caduca y que no responde a la realidad del mundo actual, ineficiente y fruto de una época pasada.

Hace muchos lustros que varios países exigen reformas, cambio.

Por ejemplo, China reclamó su asiento posición en el tablero mundial, pidiendo que se abandone la ‘mentalidad de Guerra Fría’ que asegura aún impera.

Turquía, ávida de poder, exige que se cambie el Consejo de Seguridad, una estructura ‘injusta’ que necesita una reforma inmediata.

Guterres apuesta por el futuro y dar voz a los jóvenes.

Y lo hizo.

Permitió que los líderes mundiales recibieran las reprimendas que vienen escuchando desde hace años de una generación que se siente olvidada y que exige acción, especialmente para acabar con las desigualdades y frenar el cambio climático.

“Hay que hacer más que una simple conmemoración [del aniversario], algo más que palabras en una reunión vacía”, se quejó Charles Hamilton, de Bahamas.

“¿En qué mundo viven? ¿Qué mundo nos han preparado?”, preguntaba el francés Nathan Méténier.

La respuesta de los países sólo fue la aprobación por aclamación de una resolución que promete más multilateralismo, pero sin acciones concretas.

Tras la celebración, llega el gran momento anual de la Asamblea General de la ONU.

Un evento puramente virtual y que, para el primer día, tiene programados todos los platos fuertes.

Hablará Trump y seguramente arremeterá contra China e Irán, sus dos piñatas favoritas, que le responderán casi de forma inmediata durante la mañana.

También tendrán su turno en la primera jornada Rusia, Cuba, Brasil o Turquía; México aguardará a la tarde para participar.

EXP/UNI/EV/SEP/2020

También en Mundo

Ver Más Noticias »

Por si todavía no lo leíste

Sucríbete a nuestro newsletter y recíbelo vía Whatsapp 662 126 2721