Paracaidista

CIUDAD DE MÉXICO.- Un paracaidista de la Secretaría de Marina (Semar) se accidentó durante el desfile cívico-militar por el 209 aniversario de la Independencia de México, al realizar la maniobra de aterrizaje frente a Palacio Nacional; su estado de salud es estable.

El segundo Maestre de Fuerzas Especiales, Valente Mateo Hernández, sufrió al caer traumatismo craneoencefálico leve, herida de nariz y probable fractura de tobillo, por lo que está siendo atendido en el Centro Médico Naval (CEMENAV).

La dependencia indicó que al momento de llevar a cabo su aterrizaje frente a Palacio Nacional, en el Zócalo capitalino, basado en su adiestramiento especializado y derivado de los cálculos de espacio y maniobra, el paracaidista naval tomó la decisión de usar una zona de aterrizaje alterna, en la calle Corregidora, entre la Palacio Nacional y la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Lo anterior, señaló la dependencia, con el fin de evitar poner en riesgo la vida de otros paracaidistas o inclusive de los espectadores, acción que le provocó lesiones físicas.

Al término del desfile, el secretario de Marina, José Rafael Ojeda Durán y su esposa, visitaron al paracaidista naval, “brindándoles el apoyo para su pronta recuperación y buena estadía durante su proceso de rehabilitación”.

La Semar afirmó que las operaciones aéreas que el personal de paracaidistas desarrolla en cada misión son de alta dificultad, por lo que siempre representa un margen de riesgo para quienes lo realizan.

“La Unidad de Operaciones Especiales tiene como propósito proyectar tropas, comandos y fuerzas especiales de Infantería de Marina de manera inmediata y decidida como parte de una fuerza de reacción o como un medio de infiltración sorpresivo, rápido y efectivo salvando obstáculos que por otros medios serian inapropiados”.

“Estas tropas, siempre se han distinguido por la calidad de sus elementos, así como la lealtad y firmeza de sus combatientes; actualmente son parte de las fuerzas de rápido despliegue y son consideradas como una reserva estratégica para los mandos militares”, destacó la dependencia.

Como parte de las exhibiciones aéreas del desfile cívico-militar, 15 paracaidistas (10 del Ejército y 5 de la Marina) se lanzaron desde un helicóptero MI-17 de la Fuerza Aérea Mexicana, desde una altura de más de 5 mil pies, en una operación de infiltración.

EXP/UNI/EV/SEP/2019