Grua

TULTITLÁN, MEX.- “Me arrancaron el corazón, cuando vi los videos y constaté en el forense, que la joven que aventó la grúa y pasó sobre ella, era mi hija”, afirmó el padre de la joven de 28 años, cuyo cuerpo quedó tirado luego de ser ultrajada en calles de la zona oriente de este municipio del Estado de México.

“¡Pedimos justicia!”, a fin de detener a los responsables del feminicidio de su hija, señalaron los padres de la joven, especialmente al conductor de la grúa, identificado por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México como Javier Salvador Morales Bañuelos, como probable partícipe en el homicidio de Lety.

Leticia era madre de dos pequeños que quedaron huérfanos, luego de que su madre salió a trabajar como mesera al ‘Rodeo Santa Fe’, la noche del 5 de julio, por lo que vestía de manera formal, al regresar a su casa ubicada en el municipio de Coacalco.

El trayecto de Periférico Norte y la vía López Portillo, ruta obligada de cientos de personas que trabajan de meseros, cocineros, en cines y empleados de comercios, que salen de sus trabajos a la media noche y de madrugada para regresar a sus casas en municipios metropolitanos del Valle de México.

Lety, apuntaron sus padres, respondía a llamados para ‘meserear’ en bodas, 15 años, fiestas y celebraciones, por lo que dejaba a sus hijos bajo el cuidado de su madre.

Los padres de Leticia, quienes accedieron a platicar con EL UNIVERSAL, fueron informados por la pareja de la joven, que ella no regresó desde la noche del viernes, por lo que perdieron contacto con su hija por horas y días.

“Cuando entré al forense de Cuautitlán a reconocer a mi hija, me arrancaron el corazón, el cual acabé de perder al ver el video”, apuntó el padre de Leticia, quien recibió a EL UNIVERSAL en su casa, pero pidió no publicar su nombre hasta que concluya la investigación por este feminicidio.

Los hijos de Leticia, a su corta edad acudieron junto con sus abuelos al sepelio y entierro de su madre, el cual se llevó a cabo cuatro días después de su muerte, en un panteón ubicado en la zona limítrofe entre Naucalpan y la Ciudad de México.

Los padres de la joven, no descartan una eventual exhumación a fin de llevar a cabo pruebas periciales, propias del protocolo de feminicidio, el cual hasta donde saben no se aplicó en el caso de su hija, pese a las condiciones en que murió y fue encontrada por el Ministerio Público.

EXP/UNI/EV/JUL/2019