Urzua

CIUDAD DE MÉXICO.- Las razones de la renuncia ayer del Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, envían una alerta sobre la forma en la que se están tomando las decisiones dentro de la administración federal, coinciden especialistas.

Decisiones de política pública sin sustento y la imposición de funcionarios fueron las principales razones por las que Urzúa dimitió a su cargo.

En una dura crítica al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el hoy ex funcionario puso en duda la estrategia fiscal que implementó junto con el Presidente en siete meses.

“Estoy convencido de que toda política económica debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos que ésta pueda tener y libre de todo extremismo, sea éste de derecha o izquierda”.
“Sin embargo, durante mi gestión las convicciones anteriores no encontraron eco”, expresó en su carta emitida a las 11:15 de la mañana cuando la operación de los mercados financieros y cambiarios estaba a media jornada.
“Aunado a ello, me resultó inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública. Esto fue motivado por personajes influyentes del actual Gobierno con un patente conflicto de interés”, acusó.

Cae la BMV

De inmediato la Bolsa Mexicana de Valores cayó 1.93%, que fue parcialmente compensado cuando, 45 minutos después, el Presidente anunció que Arturo Herrera, subsecretario del ramo, será el sustituto.

La renuncia exhibe fuertes fricciones dentro del gabinete y refleja que las decisiones pueden estar guiadas por criterios no económicos, alertó Goldman Sachs.

Agregó que Urzúa fue moderado y receptivo a la necesidad de disciplina fiscal y ahora los inversionistas se enfocarán en vigilar cualquier señal de que pueda debilitar esa estrategia.

En tanto, Moody’s destacó que la designación de Herrera sólo mitigó preocupaciones en los mercados financieros en el corto plazo.

“Dado que no es claro que los factores señalados como motivo de la renuncia vayan a desaparecer en el corto o mediano plazo, se espera que prevalezca incertidumbre entre los inversionistas en torno a la gestión económica del Gobierno”, aseguró.

Crece incertidumbre

Jorge Suárez-Vélez, analista financiero, alertó que aumenta la incertidumbre en un momento crítico donde la calificación crediticia de México está en riesgo.

“Si las calificadoras empiezan a castigar la falta de congruencia, y tenemos 2.1 millones de millones de pesos en manos de extranjeros y si esos recursos salen, vamos a ver una depreciación fuerte del peso”, advirtió.

Para Mariana Campos, de México Evalúa, la cancelación de las estancias infantiles, el plan de apoyo a Pemex y los programas de subsidios sin reglas de operación pudieron ser la causa del conflicto.

EXP/REF/EV/JUL/2019