cdhn 18102018ej 04CIUDAD DE MÉXICO.- En México se destinan mil 80 dólares al año por persona en materia de salud, un gasto de los más bajos en comparación con los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), afirmó el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez.

Al inaugurar el octavo Congreso Iberoamericano de Derecho Sanitario "El Estado del Arte en el Ejercicio del Derecho Humano a la Salud en Iberoamérica", en el auditorio del Palacio de la Antigua Escuela de Medicina, González Pérez pidió que la administración entrante fortalezca el sistema nacional en la materia.

El ombudsperson destacó que el gasto de bolsillo en salud de las familias mexicanas equivale a 86 por ciento del gasto privado en salud y 41 por ciento del total destinado a ese rubro, cifra que representa más del doble del promedio reportado por los países de la OCDE, que en 2014 fue de 20.1 por ciento, "lo cual implica un obstáculo para el acceso a los servicios sanitarios, especialmente a los grupos poblacionales de bajos ingresos".

La CNDH indicó que en México el gasto en salud es uno de los más bajos, puesto que se ha destinado el equivalente a mil 80 dólares al año por persona, en comparación con los países de la OCDE, además de contar con 2.4 médicos y 1.2 camas en hospitales por cada mil habitantes, mientras que el promedio de dicha organización es de 3.4 médicos y 4.7 camas.

En 2014, de acuerdo con cifras del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), 21.5% de la población indígena en el país carecía de acceso a los servicios de salud y 61.2% no contaba con seguridad social.

La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) 2016 mostró que, en los últimos cinco años, de 8.7 millones de mujeres que tuvieron al menos un parto, 33.4 por ciento sufrió una o varias formas de abuso y violencia durante el mismo.

González Pérez agregó que algunos usuarios han manifestado que recibieron tratos contrarios a la dignidad de las personas, deficiente atención en las unidades de urgencia, falta de calidez y solidaridad, insensibilidad en la comunicación y limitación a la participación de los pacientes en las decisiones sobre su propia salud, intervenciones quirúrgicas mal realizadas y la inadecuada atención materno-infantil durante el embarazo, parto y puerperio.

El ombudsperson hizo el llamado a la próxima administración del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador y a los gobiernos de las entidades federativas para fortalecer el sistema nacional de salud a partir de la perspectiva de derechos humanos, mediante la asignación de mayores recursos y la mejora en la distribución de los mismos, políticas públicas integrales e interculturales con enfoque diferenciado para los distintos grupos de la población.

Detalló que el Sistema Nacional de Salud debe tener enfoque especial hacia personas indígenas, que viven con VIH, con discapacidad, víctimas, mujeres, niñas, niños y adolescentes, personas mayores y poblaciones en contexto de movilidad, así como esquemas dirigidos a las zonas rurales o comunidades de difícil acceso.

Enfatizó que el trabajo de los gobiernos no debe ceñirse únicamente a la atención de las enfermedades y el suministro de medicamentos, sino que deben llevar a cabo acciones encaminadas a contar con infraestructura hospitalaria adecuada y capital humano suficiente para atender la demanda de servicio.

González Pérez puntualizó que todo debe enmarcarse en políticas y estrategias para que la población pueda acceder a los servicios de salud en condiciones de igualdad y sin discriminación.

El Universal / DHVR 18/10/18/EJ