VoluntariaCruzRojaCancer

HERMOSILLO, SON.- El cáncer terminal que padece María Teresa Mada Zazueta, no le impide continuar con su optimismo, además de su lucidez para recordar a cada instante sus 48 años de labor dentro de Cruz Roja Hermosillo.

Teresita como es nombrada por sus familiares y amigos, tiene toda una vida laborando en la benemérita institución como enfermera, y aunque su deseo es continuar haciéndolo, las complicaciones de salud se lo impiden.

Comentó que tras 48 años ha pasado por momentos que han marcado su vida, sin embargo, los que más le gusta recordar son los nacimientos.

“Muchos bebés que nacieron en nuestras manos sin nada, así con la pura sabana que está encima de la camilla, y esperar a que venga el doctor a que nos ayude a cortar ombligo o hacerlos bola; sí, tuvimos muchas anécdotas en accidentes”, expresó.

Mada Zazueta comentó que años atrás se contaban con pocas herramientas y medicamentos para salvar la vida de las personas, y tenían que utilizar cualquier objeto para sacar de crisis al paciente.

Dijo que estas técnicas se han perdido en las nuevas generaciones, lo que pone en riesgo la salud de la persona que sufrió un accidente e incluso muere por la falta de atención inmediata.

Reconoció a los socorristas por la labor que llevan a cabo todos los días, señalando que es una actividad que merece ser reconocida siempre, ya que en sus manos se salvan muchas vidas.

Este martes 3 de julio, María Teresa fue reconocida por Cruz Roja Hermosillo por sus 48 años de trayectoria profesional, como voluntaria los fines de semana.

EXP/AF/EV/JUL/2018