Templo mayor

Al gobierno de la Cuarta Simulación, perdón, Transformación, nomás no se le da eso de elaborar planes…


El Plan Nacional de Desarrollo resultó un catálogo de buenas intenciones sin objetivos medibles, metas concretas o indicadores de cumplimiento.

Y EL taaan esperado Plan de Negocios de Pemex fue apenas una presentación de Power Point, con cifras y gráficas acompañadas de un discurso lleno de “qués” pero vacío de “cómos”.

La mejor prueba de esto es el frío recibimiento que tuvo el documento por parte de analistas e inversionistas.

ALGUNOS esperaban que, ahora sí, el gobierno entendiera que necesita un replanteamiento radical en materia energética.

Pero no, no fue así: el Plan de Negocios no explica cómo hará negocios Pemex y lo que plantea como rescate es darle más dinero público a una empresa obesa, poco productiva y que está lastrada por un sindicato voraz.

En buen plan… ¡qué mal plan!

***

PARA salvar a Pemex los contribuyentes tendrán que apretarse -¡aún más!- el cinturón, pues el gobierno de Andrés Manuel López Obrador quiere y necesita cobrar muchos más impuestos.

El Presidente dijo que no habrá nuevos gravámenes, pero eso no significa que no vayan a ampliar los que ya existen.

HAY QUE poner atención a lo que dice el diputado morenista Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente de la Comisión de Presupuesto: ha venido insistiendo en que aumente la recaudación estatal, que se cobren impuestos al comercio electrónico e, inclusive, que se reviva la tenencia.

Así que no habría gasolinazo, ¡pero sí Pemexazo!

***

MAL PARADA quedó la procuradora ambiental, Blanca Alicia Mendoza, al decir que tras el derrame de ácido sulfúrico de Grupo México en Guaymas, ¡no hubo daños ambientales!

Y es que lo dijo sin presentar pruebas y, además, en el mismo acto en el que Víctor Toledo anunció que se revisa suspender licencias y permisos a la minera e incluso cancelarle concesiones por su reincidencia en estos desastres.

¿Será que la funcionaria trae muy mal ambiente con el secretario del Medio Ambiente?

Es pregunta.

***

SORPRESIVAMENTE la senadora morenista por Baja California, Alejandra León, le puso el cascabel de la denuncia a su paisano Jaime Bonilla, al considerarlo “ilegal e ilegítimo”, tras la reforma que le permite robarse tres años de gobierno.

Conocida como Lady Champagne, la legisladora no se anduvo con sutilezas y emplazó tanto a Martí Batres, líder del Senado; como al consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer, a que impugnen, pero ya, la “Ley Bonilla”.

También en Templo mayor

    Ver Más Noticias »

    Por si todavía no lo leíste

    Sucríbete a nuestro newsletter y recíbelo vía Whatsapp 662 126 2721