¡QUÉ BUENO que ahora sí bajará el gasto electoral! Nomás que antes de sacar la tijera de la austeridad, habría que echar mano del bisturí de la eficiencia, pues tratándose de la democracia es mucho lo que está es riesgo.

ES DECIR, nadie podría oponerse a cortarle de manera drástica el dinero a los partidos y adelgazar la burocracia electoral. Pero de eso a cortar con la misma tijera la certeza de las elecciones, la confiabilidad del padrón y la fiscalización de las campañas, hay mucha diferencia. Y más cuando, hasta ahora, los recortes aplicados por la Cuarta Transformación han demostrado que sale más caro el ganso que las albóndigas.

EL ALTO PRECIO de los recortes mal planeados se vio en los incendios forestales, el abasto de medicinas, los servicios de salud pública y, recientemente, hasta en el combate a los secuestros. Porque en Palacio Nacional podrán decir que ya todos los mexicanos somos santos, honestos y puros, pero la realidad es que mapaches electorales también los hay con chaleco de Morena.

ASÍ QUE si se trata de gastar menos, ¡por supuesto!, nomás que de manera inteligente. A fin de cuentas, la democracia no es tanto lo que cuesta... ¡sino lo que vale!

***

NADIE SABE para quién trabaja construyendo infraestructura. Luego de que Pemex abandonó la producción de gas natural y se corría el riesgo de desabasto, la Comisión Federal de Electricidad salió al rescate.

AYER se anunció que -¡por fin!- concluyó la construcción del gasoducto marino de Texas a Tuxpan, cuyo contrato fue uno de los que Manuel Bartlett calificó como "leonino" y que ahora están festejando en el gobierno. Con el ducto construido por la iniciativa privada, la CFE podrá incrementar hasta 40% la capacidad nacional de importar gas natural para sus plantas y además venderlo.

EL NEGOCIO puede ser taaan bueno que ya en Cenagas, que dirige Elvira Daniel, están moviéndose para quedarse con el contrato del gasoducto, electrocutando de paso a la CFE. ¿Quién se quedará con la joya de la corona marina? Es pregunta.

***

EN EL GOBIERNO se preocupan y apoyan a los jóvenes emprendedores, de ahí que recientemente comenzaron a venderse en muuuchas oficinas federales chocolates de la marca "Rocío", que están hechos con 60% de cacao criollo.

LA CHOCOLATERA presume ser una de las pocas empresas que forma parte de la iniciativa "Tree to bar" (del árbol a la barra), lo que supuestamente garantiza la pureza de sus ingredientes. Pese a eso, la caja no ofrece la información nutrimental a la que están obligadas por ley todas las golosinas que no son fabricadas por los hijos del Presidente. ¡Dulce miércoles!