MÁS ALLÁ del pleito palaciego, lo que realmente preocupa de la renuncia de Germán Martínez es que confirma que la Cuarta Transformación es en realidad la Cuarta Improvisación pues gobierna al tanteo.

EL DIAGNÓSTICO que hace del Seguro Social el ahora ex funcionario es el de una institución víctima de mala praxis médica, o mejor dicho hacendaria, que en lugar de aliviarla la está enfilado a un shock presupuestal y operativo.

DADO QUE el IMSS gasta alrededor de mil millones de pesos ¡diarios!, los “pequeños” errores se traducen en afectaciones a miles y miles de pacientes.

SABIDO es que Andrés Manuel López Obrador tiene la manía de poner a competir -y a veces pelear- a sus colaboradores, sin embargo cada vez resulta más evidente el desgaste al que está sometiendo a Carlos Urzúa.

Habrá que ver cuánto tiempo más aguanta el secretario de Hacienda como el pararrayos del Presidente.

EL QUE seguramente necesitará terapia urgente en el Seguro Social para aliviar la depresión es Pedro Haces Barba, pues tendrá que devolverle su lugar como senador a Germán Martínez.

PARA más señas, se trata del líder de la CATEM, una central obrera al estilo de la CTM priista, pero con los colores de Morena.

Conociendo el gusto que le tomó Haces Barba al oropel legislativo, a ver si no cuelga las banderas rojinegras en su escaño.

*****

¡OUCH! Si alguien tiene polvo de haba, mándele una dotación a Maurilio Hernández, pues el coordinador de Morena en el Congreso mexiquense anda muuuy ardido.

Y TODO porque su propio partido lo sancionó a él y a otros 31 legisladores por no haber cumplido la promesa de campaña de eliminar la tenencia vehicular.

De hecho, los morenistas no sólo la mantuvieron sino que, además, la incrementaron en 17 por ciento.

DE AHÍ QUE la Comisión de Honor y Justicia determinó, entre otras cosas, que no podrán tener injerencia en consejos estatales o nacionales de Morena, ni participar en asambleas internas.

Están apestados, pues.

*****

ALLÁ en Cannes, la Palma de Oro al Mejor Drama Burocrático fue para María Novaro, pero no como cineasta sino como funcionaria.

LA DIRECTORA del Instituto Mexicano de Cinematografía llegó al arranque del festival más famoso del mundo con una agenda que contemplaba diversas reuniones para promover la presencia del cine nacional en el mundo.

Peeero, de Palacio Nacional le mandaron decir que su viaje no había sido autorizado por el Presidente y, como en aquella vieja película, Novaro tuvo un “regreso sin gloria” a México.