MÁS DE UNO se pregunta si el subprocurador Felipe Muñoz realmente está investigando los delitos del veracruzano Javier Duarte... o si está tratando de cubrirle las espaldas.

Y ES QUE el titular de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales parece querer salvarles el pellejo a los socios del ex gobernador, haciendo mancuerna con Tarek Abdalá.

TAN ES ASÍ que el ex tesorero de Veracruz se convirtió en testigo protegido de la FGR, lo cual ha levantado muchas sospechas.

En el acuerdo con las autoridades, Abdalá aceptó lanzar acusaciones a diestra y siniestra sin tener que presentar pruebas, a cambio de no ser juzgado por los desvíos millonarios de Duarte en los que fue un actor protagonista.

EN SU TESTIMONIO rendido en octubre y que se conoció en estos días, el ex funcionario se presentó como una blanca palomita diciendo que él sólo era “el último eslabón y la persona a la que utilizaban para realizar los pagos”. 

¡Sí, cómo no!

*****

LAS BENDITAS redes sociales a veces se comportan de maneras muuuy extrañas.

Por ejemplo, en esta semana en que un memorándum presidencial desafía a la Constitución y la legalidad, el debate en Twitter se centró en que Andrés Manuel López Obrador usa unos zapatos sucios y viejos.

Como diría El Buki... ¿a dónde vamos a parar?

*****

ALLÁ en Puebla los morenistas andan haciendo una coperacha para comprarle bloqueador solar del 50 y un gel de aloe vera a Alejandro Armenta... porque nomás no se le quita el ardor.

EL SENADOR impugnó oootra vez la candidatura de Miguel Barbosa con el argumento de que es él a quien tiene que dársela Morena.

Pese a que el partido ya cumplió con fundamentar la postulación, como ordenó el Tribunal Electoral, Armenta sigue con la pataleta.

DA LA IMPRESIÓN de que son más las ganas del senador de fastidiar a su compañero, que las iglesias que hay en Cholula.

*****

CON ESO de que para el Presidente la justicia está por encima de la ley, los maloras ya le tomaron la palabra y están pidiendo que en varios casos se haga “justicia”.

DE ENTRADA, en Nuevo León dicen que no es justo que en Cuaresma el resto del país coma pescados y mariscos y a ellos les toque pura capirotada.

En contraste, los chilangos piden justicia y dicen que si vamos a estar a 30 grados, lo justo es que se traigan la playa para la Ciudad de México.

PERO los más interesados en que el Presidente cumpla su palabra son los fanáticos del Cruz Azul, pues lo justo es que ya sean campeones... por tantos años de frustraciones.