MÁS DE uno se pregunta de qué hablaron Alejandro Moreno y Manuel Velasco durante su muy discreto encuentro en una cafetería de Paseo de la Reforma.

HAY QUIENES suponen que el tricolor fue a pedirle apoyo al verdemorenista para lograr su objetivo de ser el presidente nacional del PRI. Sin embargo, otros creen que sólo fue una plática entre amigos que fueron gobernadores vecinos. Sí, claro, ¿y su venti chai latte de qué lo quieren?

***

MUY NECESITADOS de periodistas cómodos deben andar el vocero presidencial Jesús Ramírez y su fiel escudero Jesús Cantú. De otra forma no se entiende que hayan llevado como palero, perdón, como reportero a alguien que trabaja para los aliados del Presidente.

SI BIEN todas las mañanas no falta quien se pone de tapete con AMLO, el que de plano se convirtió en el Hombre de Temoaya fue el tal Marco Olvera, que le hizo una pregunta gustativa: ¿qué sabor le deja que haya reporteros que lo "increpan"?

AUNQUE el sujeto se presenta como enviado de un supuesto medio californiano, la realidad es que lo mismo le hace chambitas de promoción a René Bejarano, que forma parte del equipo de Benjamín Robles, del PT.

A VER si al rato no quieren disfrazar a Paco Ignacio Taibo de corresponsal de The New York Times o a Javier Jiménez Espriú de conductor de la BBC.

***

QUE ALGUIEN le avise a la realidad que ya es tiempo de cuatrotransformarse. Resulta que, al menos en Nuevo León, están haciendo agua las famosas Mesas Regionales de Seguridad, en las que participan mandos militares, alcaldes y autoridades estatales.

LOS DE verde olivo destaparon que 42 presidentes municipales en aquella entidad no sólo no se han presentado, sino que algunos ni siquiera han enviado representantes. A la delincuencia le gusta esto.

***

GOBERNAR por decreto es una característica de los regímenes autoritarios y también de esos que se basan en la personalidad y los caprichos del mandatario y no en las leyes. Al menos eso dicen politólogos de todo el mundo que advierten sobre esta manera de brincarse el marco legal.

AHÍ ESTÁN, por ejemplo, las órdenes ejecutivas de Donald Trump, emitidas desde la Oficina Oval... o desde su cuenta de Twitter. También los nueve años -de 14- en los que Hugo Chávez gobernó por decreto en Venezuela, pasando por encima de cualquier otro poder y contrapeso.

LO BUENO es que en México no ocurre eso. Aquí el Presidente puede emitir decretos administrativos, pero no para modificar leyes ni, mucho menos, ¡la Constitución! Ni que fuera un simple memorándum.