QUÉ CURIOSO: la iniciativa de Morena para legalizar el uso recreativo de la mariguana se presenta como muy liberal, pero es bastante recatada.

Y es que por un lado apela al consumo responsable, respetando la libertad individual, peeero al mismo tiempo pretende que el Estado le diga a los ciudadanos hasta cuánto pueden fumarse.

DE AHÍ QUE plantea que para consumo personal sólo debe permitirse 480 gramos al año, lo que equivale a 40 gramos al mes.

Nomás como comparación, en California los consumidores pueden comprar hasta 28 gramos ¡al día!

LO INTERESANTE es que Ricardo Monreal ya dijo que la propuesta de ley estará abierta al debate, tanto de expertos como de ciudadanos.

Habrá que ver si dicho proceso es realmente para escuchar y debatir... o sólo para que no digan que la iniciativa es una fumada.

* * *

QUIÉN lo iba a decir: el tenebroso líder ferrocarrilero, Víctor Flores, ya se trepó a la Cuarta Transformación con boleto en el Aluxe Express que se quiere construir en la península yucateca.

LUEGO de haber sido un feroz crítico de AMLO y su movimiento, ahora el priista no sólo felicitó al Presidente electo, sino que ya anda queriendo quedarse con el contrato de los trabajadores del Tren Maya.

FLORES es tal vez el único líder de un sindicato que no tiene empresa, pese a lo cual ya se reeligió él mismo a sí mismo, para otro periodo en la dirigencia.

De esa forma se enfila a cumplir 29 años de una historia de caciquismo sindical más larga que un ferrocarril.

* * *

¿SE ACUERDAN de Patricioel Pato Zambrano?

Pues en Morena quisieran olvidarse de él para siempre.

Tan es así que sus dirigentes presentaron un recurso ante el Tribunal Electoral para que el ex Big Brother no vuelva a ser su candidato en la elección extraordinaria por la alcaldía de Monterrey.

EL PARTIDO que dirige Yeidckol Polevnsky no le tiene confianza a Zambrano porque consideran que, al final de la campaña aflojó el paso, como si quisiera ayudar al candidato priista.

Y no quieren que eso les vuelva a pasar.

* * *

¡PAREN las prensas! 

De verdad que el Presidente está poniendo cada vez más tensa su relación con la prensa, a la que considera enemiga del pueblo. 

No se cansa de criticar a los medios que no le sirven de altavoces; de ahí, su predilección por las benditas redes sociales. 

En una democracia sería obvio que un Jefe de Estado no se puede ir con toda la fuerza de su cargo en contra de un medio de comunicación, pero a Donald Trump le tiene sin cuidado esa cosa llamada libertad de expresión.