Estrictamente Personal

A tus órdenes Donald


Sincronizados.

Así estuvieron los presidentes de Estados Unidos y México.

Donald Trump dijo el martes en Yuma, Arizona, junto al primer tramo del muro en la frontera, que esperaba “pronto” a su colega mexicano en Washington.

En respuesta, Andrés Manuel López Obrador dijo el miércoles que para allá va y adelantó que será en julio, en unos cuantos días. Las declaraciones no tienen sustento alguno en la mesa de negociación para una visita de esa naturaleza, porque no estaban negociando un encuentro, aunque hay que señalar que si Trump quiere, Trump lo logrará.

La parte más difícil de un encuentro con Trump, es que este quiera.

La más fácil, que le diga a López Obrador cuándo y a qué hora tiene que presentarse en la Casa Blanca.

Las cancillerías de los dos países trabajarán a marchas forzadas, porque hasta el momento, dijeron diplomáticos, sólo había ideas sobre la mesa, pero no habían acordado nada, como tipo de visita, fechas o temas.

Con las prisas de Trump por reunirse con López Obrador, esa visita está mucho más cerca de lo que imaginaban.

Trump no había querido ver a López Obrador, ni le interesaba.

López Obrador sí había buscado verlo y se lo planteó a su asesor y yerno, Jared Kushner, cuando platicaron en la Ciudad de México el año pasado.

Kushner respondió que no había condiciones para realizar un encuentro bilateral.

No es que López Obrador sea desechable para Trump, pero tampoco tiene que cultivarlo.

Las cosas que quiere, el mexicano las hace y sin causarle problemas le ayuda a resolver problemas domésticos, como es la migración.

López Obrador no eran necesario para Trump hasta ahora, al verlo como una ficha con la comunidad hispana, cuyo apoyo requiere para reelegirse en noviembre.

Esto no era necesario hasta antes de la pandemia del coronavirus, cuando Trump resistía los embates de los demócratas y la economía se fortalecía, con buenos números de empleo y una mejoría en la calidad del ingreso.

La Covid-19, sin embargo, se le atravesó y empujó al desempleo a más de 40 millones de personas, con lo que la aritmética electoral se modificó.

El portal Real Clear Politics, que diariamente publica su encuesta de encuestas, se ha ido documentando cómo durante la pandemia y las consecuencias económicas que trajo consigo, Trump fue perdiendo electores frente al demócrata Joe Biden, hasta cruzarse la intención de voto.

Los datos promediados este miércoles le daban una ventaja a Biden de 10.2%, con una preferencia de voto de 51.1%, sobre 40.9% de Trump.

Hace dos semanas, la diferencia entre los dos no superaba los cuatro puntos.

En Arizona, prevista como uno de los cinco estados donde se definirá la elección, donde Trump anunció que “pronto” lo visitaría López Obrador, Biden lo aventaja por cuatro puntos.

En Nuevo México, el demócrata le saca 14 puntos y en California, donde están 57% a 33%, la ventaja de 24 puntos es abismal.

Aun en Texas, que también hace frontera con México y que hace tiempo vota republicano, Trump perdió una ventaja de seis puntos a principios de mayo y apenas superaba por un punto a Biden (44 a 43%).

En la primera encuesta presidencial que publicó para esta elección The New York Times ayer, Biden va delante de Trump por 14 puntos, 50% contra 36%, con un fuerte apoyo al demócrata entre mujeres y votantes minoritarios, como son los hispanos.

El panorama se complica cuando se revisan los números electorales en el Capitolio.

Los demócratas, que tienen el control del Congreso tienen una cómoda ventaja sobre los republicanos y en el Senado deben estar prendiendo las luces de alerta, porque los demócratas están un escaño debajo de los republicanos.

En términos generales, los demócratas han incrementado 8.5 puntos su ventaja sobre el partido en el poder.

Estos números y la tendencia decreciente en la preferencia electoral de Trump lo llevó a voltear a López Obrador y que le ayude a ganar votos.

Ya lo hizo con Enrique Peña Nieto, quien lo recibió en Los Pinos en plena campaña electoral y le dio un status de estadista que ningún otro líder le había querido dar.

Ahora ya como presidente, la reelección necesita del empuje de otro líder mexicano.

López Obrador le viene perfecto.

Trump necesita la fotografía con el Presidente para mostrarla a los electores.

Por un lado, los hispanos, que verán en esa reunión una legitimidad para el republicano.

De acuerdo con el Pew Research Center, una de cada 10 personas elegibles para votar este año son inmigrantes y 61% de esos 23 millones de ciudadanos naturalizados viven en cinco estados: California (5.5 millones, de los cuales 37% son hispanos), Nueva York (2.5 millones con 25% hispanos), Florida (2.5 con 64% hispanos), Texas (1.8, 52% de ellos hispanos) y Nueva Jersey (1.2, donde 32% son hispanos).

Por el otro lado están sus clientelas duras, racistas y antiinmigrantes, a quienes puede presumir que López Obrador baila al ritmo que le marque, apoyando el discurso con la construcción del muro, con los insultos, racismo y desprecio cotidiano que muestra por los mexicanos.

López Obrador no tiene nada que hacer en un encuentro con Trump en plena campaña electoral.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, lo quiso acotar a la entrada en vigor del acuerdo comercial, invitando también al primer ministro Justin Trudeau, pero el propósito inicial planteado por el Presidente era agradecerle a Trump lo que había hecho por México con el apoyo de equipo para la Covid-19.

Es una trampa tendida por Trump y López Obrador no puede escapar de ella, ni parece que le interese.

Ha mostrado subordinación política ante Trump, por lo que la decisión de ir a Washington parece no estar en sus manos, aunque con sus otros datos, diga lo contrario.

También en Estrictamente Personal

    Ver Más Noticias »

    Por si todavía no lo leíste

    Sucríbete a nuestro newsletter y recíbelo vía Whatsapp 662 126 2721