Les es más fácil reaccionar que responder.

Florestán.

El miércoles por la mañana que se grabó Tercer Grado y el doctor Leopoldo Gómez puso el tema de la rebelión de la Policía Federal (PF), incierta a esa hora, apunté como elemento central del conflicto la falta de comunicación entre la Secretaría de Seguridad, a cargo de Alfonso Durazo y las bases de ese cuerpo policiaco a donde no llegó el mensaje ni la información, creando un conflicto que no estaba en el radar del presidente López Obrador.

La información sí fluyó de los mandos de Seguridad a los de la PF, pero éstos no la bajaron, creando la incertidumbre, el nerviosismo y la cohesión que hoy se ve en el paro nacional y la toma del Centro de Mando (CM), en Iztapalapa, su corazón y cerebro.

El mismo miércoles por la tarde, el presidente López Obrador mandó un mensaje en el que acusó de mano negra en este conflicto y volvió a descalificar a la PF.

Ya para la medianoche las redes hablaban de una intervención militar para recuperar el CM a pesar de la palabra presidencial de no reprimirlos.

Pero la incertidumbre, la falta de información y de comunicación, son el mejor caldo de cultivo para los rumores y los temores.

En la madrugada, habían reforzado la toma del CM y crecían las versiones de la inminente intervención militar, que nunca estuvo, siquiera, como hipótesis en la mesa del general secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, quien ayer, como todos los días a las 04:45 en su oficina, recibió el último parte de novedades que reportó al Presidente de la República en la reunión seguridad a las 6:00 en Palacio Nacional.

El conflicto de extendió ayer en el correr de las horas y anoche se mantenía.

El punto de crisis va a ser cuando se tome la decisión de desalojar el CM de Iztapalapa, que no puede permanecer en esas condiciones, llegará el momento de recuperarlo.

Y sólo puede ser por convencimiento y negociación, no quiero ni pensar la otra opción. 

Es indispensable que ahora sí comuniquen bien.

RESULTADOS

1. INACEPTABLE.- El negocio de las policías auxiliares, bancarias e industriales ha llegado a tal punto, que gobiernos estatales llegan a vender franquicias para rentarlos.

El Estado de México tiene 45 mil elementos.

La Ciudad de México, entre unas y otras, sesenta mil, el doble de los preventivos.

Y todo sin control;

2. RESPUESTA.- El expresidente Felipe Calderón rechazó ayer las acusaciones del Secretario de Seguridad de estar atrás de esta rebelión porque un elemento lo mencionó como representante sindical y la calificó de cobarde; y

3. AJUSTE.- Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, reconoció ayer lo que han apuntado los analistas: que no ve el segundo semestre de este año tan positivo como esperaba el Gobierno.

Ya veremos quién del Gobierno saldrá a desmentirlo.

Nos vemos el martes, pero en privado.