No me chocaste tú, fui yo.
Florestán.

Pensé que no lo iba a hacer por el espacio, el zócalo, la fecha, primer aniversario de su triunfo electoral y los asistentes, sus fieles seguidores, pero sí, se atrevió y después de repasar uno por uno los 78 de sus cien compromisos cumplidos, unos más, otros menos, Andrés Manuel López Obrador reconoció tres pendientes: seguridad, que se padece todos los días, economía, que predicen puntualmente los especialistas y agregó salud.

En cuanto al primer punto, la economía, debo apuntar que es de calendario la caída en el primer año de cada Gobierno, por una razón o por otra, nacional o extranjera, heredada o agravada, pero siempre hay un puntual bache, de mayor o menor profundidad, pero bache que ha sido precipicio.

En este Gobierno, el punto de inflexión fue la cancelación del aeropuerto de Texcoco y el agravamiento de la situación financiera de Pemex, el principal lastre y riesgo de la economía nacional y de su programa de Gobierno, a lo que hay que añadir el incierto, volátil escenario internacional.

La inseguridad, que apuntó como otro pendiente, está fuera de control. El país arroja los índices más altos de que haya registro en homicidios dolosos, 14 mil 133 de enero a mayo, 94 al día, cuatro por hora, uno cada quince minutos, siendo este mes de mayo el peor de que haya registro con dos mil 903 asesinatos, sólo superado por junio, que lo superó. El robo a negocios ha roto todos los récords y la única esperanza y estrategia es la Guardia Nacional.

Y en el caso de la salud, atribuirlo a la desaparición del Seguro Popular, el despido de personal y el problema con el abasto de las medicinas.

Ya iremos a más, pero el reconocimiento presidencial a estos problemas que se agravan, economía, inseguridad y salud, es un paso esperanzado, deseo, para su solución o por lo menos su atención.

De lo contrario estallarán, no a sólo él, a todos los mexicanos.

RETALES
1. PORFIRIO.- El presidente López Obrador no anda contento, al contrario, con las declaraciones de Porfirio Muñoz Ledo en el tema migratorio. Y permaneció sentado tras él en el templete. A pesar de que le dijeron que no, se quedó;

2. PENDIENTES.- Es preocupante que en la compra consolidada de medicinas del sector público y 25 estados, haya quedado desierto 62% de las compras. Pero insisten que no habrá desabasto por las compras que para este año hizo el Gobierno pasado. ¿Pues no que el tiradero?; y

3. DESABASTO.- A decir del presidente de Concamin, Francisco Cervantes, la escasez de gas natural tiene a empresas operando a 30% de su capacidad y su “dead line” es el día 15. Si no normalizan el abasto, las industrias cerrarán. Piden al presidente López Obrador que abran el gasoducto Texas-Tuxpan para normalizar el abastecimiento mientras terminan el arbitraje internacional promovido por la CFE.

Nos vemos mañana, pero en privado.