El asalto a la razón

‘Protocolo’ chafa, redes y legalidad


1.- Jorge Alcocer, secretario de Salud, es un irresponsable que viene poniendo en riesgo la vida del Presidente. A casi un año de emergencia pandémica y con varios funcionarios del círculo presidencial contagiados, expone al fin un “protocolo sanitario” vulnerable y timorato para Palacio Nacional:

“El uso del cubrebocas –dijo ayer–, que también es una indicación, una recomendación, se utiliza ‘precisamente para aquellos que tuviesen algún síntoma …”’.

Desconoce por lo visto que millones de infectados en el mundo son asintomáticos transmisores de Covid, razón por la que tanto la Organización Mundial de la Salud como sus “neoliberales” predecesores insisten en el uso de la mascarilla. Dice que desde las cinco de la mañana “hay personal que está haciendo la ‘llamada limpieza’ que ha llevado a que se ‘sanitice, entre comillas’, el espacio donde estamos trabajando”.

¿Acaso no la “llamada” ¡es! “limpieza”?

Y con eso de que “se sataniza entre comillas”, ¿quiere decir que la “asepsia” es pura simulación?

2.- Le preguntaron a López Obrador sobre la publicidad en medios y su respuesta la desvió hacia el silenciamiento de Trump en las redes. El tema debe revisarse, comentó, “para garantizar sin censura el derecho a la información. Ya me pronuncié por lo que hicieron las plataformas de Twitter y de Face en los últimos tiempos. No puede ser que una empresa particular se erija en la institución mundial -por sus alcances- de la censura, como la Santa Inquisición de nuestros tiempos, en lo que corresponde a las redes sociales. Eso no se puede aceptar, no se puede permitir, porque eso va en contra de la libertad. No sé si ustedes han observado que, desde que tomaron esas decisiones, la Estatua de la Libertad en Nueva York se está poniendo verde de coraje, porque no quiere pasar a ser un símbolo vacío…”.

¿Pues no toda institución pública o privada en el planeta tiene reglas que deben respetarse, desde no ingresar en short o bikini a los templos, acotar la libertad de expresión en las Fuerzas Armadas o tener por ilegales los llamados a la violencia, como sucede en México? Privadas como son, las “benditas redes sociales” fijan reglas que Trump no respetó. ¿Para qué quiere que le organicen una si puede expresarse con absoluta libertad?

3.- Uno de los barberos en papel de “periodista” le planteó como “clausura” o “censura” del INE que no se transmitan “íntegras” sus conferencias en abril y mayo porque la propaganda gubernamental que no sea para campañas de salud, educación o prevención de catástrofes viola la Constitución. AMLO le pidió responder al consejero jurídico, Julio Scherer Ibarra, quien leyó el Artículo 41, pero el Presidente afirmó que en sus “mañaneras” no pide votar por algún partido, sino que solo aporta información.

Para que la liga no reviente, sin embargo, debe acatar el llamado del INE y no hablar de “adversarios”, “neoliberales” o “corruptos” y otros moros con tranchetes, porque sería una obvia campaña contra los demás y propaganda en favor de su partido…

También en El asalto a la razón

    Ver Más Noticias »

    Por si todavía no lo leíste

    Sucríbete a nuestro newsletter y recíbelo vía Whatsapp 662 126 2721