El asalto a la razón

‘Mañaneras’ y campañas


Hace poco más de cinco años (28-2-2015), Andrés Manuel López Obrador tuiteó: “Los del IFE o INE, ‘como se llame’, nos bajaron nuestro mensaje de radio y televisión, haciéndole caso a esa ‘franquicia de la mafia del poder llamada Partido Verde Ecologista’ (…). Buscan, con publicidad, engañar con el Verde, partido ‘de los hijos o nietos de políticos dinosaurios, por cierto, más corruptos que sus antepasados”’.

La agrupación política referida es hoy parasitaria uña y carne del partido en el poder, y en ese entonces AMLO apechugó la restricción.

Eso mismo hizo al suspender (28-5-2018) las transmisiones íntegras de sus conferencias para no influir en la votación de las elecciones en Aguascalientes, Baja California, Durango, Quintana Roo, Tamaulipas y Puebla. Razonó: “Estoy de acuerdo y ‘no hace falta que nos manden una notificación, que no se tramitan las conferencias donde hay elecciones”’.

Sin embargo el año pasado, ante la inminencia de las elecciones del 18 de octubre en Hidalgo y Coahuila, el “chairizado” Tribunal Electoral del Poder Judicial avaló que el Presidente hiciera lo que quisiera.

Para este año de comicios tumultuarios y complejos, AMLO se resiste a contenerse. Insiste en rechazar las reglas constitucionales del juego.

Ayer, sin que nadie se lo preguntara, sacó el tema y derrapó al equiparar su situación con la del desequilibrado Trump: “Como ‘ya está de moda a nivel mundial la censura, ya nos quieren silenciar…”’.

Una de las alcahuetas que se hace pasar por “periodista” le comentó: “Estamos viendo a un árbitro electoral que ha tenido un ‘protagonismo que no habíamos visto en ningún otro presidente del INE’ que justo ‘está buscando que estas conferencias no se transmitan por dos meses’ por considerarlas un ejercicio de promoción del gobierno federal que podría inclinar la balanza. ‘Vemos que él ha inclinado la balanza…”’.

AMLO fijó su posición: advirtió que recurrirá “a las instancias judiciales” (el Tribunal Electoral que se esmera por complacerlo) y aprovechó el tapete “‘para convocar a los mexicanos a que opinen si está bien’ que el INE ‘nos silencie’ si está bien que en México, nuestro país, ‘no pueda hablar el Presidente’, no pueda informar. Y que no se preocupe el ‘director’ del INE, no somos iguales…”.

El aludido “consejero presidente” del INE, Lorenzo Córdova, evitó engancharse y tuiteó: “Nadie sugiere suspender o cancelar las conferencias del presidente ‘@lopezobrador’. La ley establece que se debe suspender su transmisión íntegra durante las campañas electorales. El ‘@INEMexico’ garantizará la legalidad y equidad en 2021 conforme a sus atribuciones constitucionales”.

Frecuentemente confuso y contradictorio (terminar de vacunar a los mayores de 60 años ya lo recorrió de marzo a abril), López Obrador hace todos los días más propaganda que dar información confiable, y arrea contra quienes pretenden ganar la mayoría en la Cámara Diputados.

Con el espejo de Tezcatlipoca en Washington, bien por la mesura del calumniado consejero presidente del INE.

También en El asalto a la razón

    Ver Más Noticias »

    Por si todavía no lo leíste

    Sucríbete a nuestro newsletter y recíbelo vía Whatsapp 662 126 2721