E-Comunidad

#ElFondenSeQueda


El pasado 20 de mayo durante la sesión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, el grupo parlamentario de Morena, argumentando opacidad y discrecionalidad en el uso de recursos públicos y pretendiendo fomentar la transparencia, rendición de cuentas y responsabilidad, presentó una iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se reforman y derogan diversas disposiciones de 14 leyes que extinguen 44 fideicomisos y modifican 4 fondos.

Sin entrar en detalle, como oportunamente manifestamos con el posicionamiento de nuestro Colegio, respecto a la iniciativa de desaparecer el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), que de fondo carece de contenido jurídico verdadero, digno de ser analizado y delinea intenciones obvias que tienen como propósito extinguir los fideicomisos reintegrando sus recursos a la Tesorería de la Federación para redireccionarlos libremente.

Es incongruente pensar que el buen manejo de recursos se dará eliminando un fideicomiso con varios mecanismos de control y se logrará mediante el manejo directo y unilateral de los mismos.

Olvidaron los legisladores que a 18 meses de llegada la administración federal, señalar opacidad y discrecionalidad en el uso de los recursos públicos, le recae al actual Ejecutivo ya que para el caso del Fonden, la autorización, liberación y fiscalización de estos es su competencia a través de sus diversos organismos.

Tampoco pensaron que dejar a los estados y municipios sin ese apoyo, obliga a una revisión profunda del Pacto Federal en cuanto a coordinación fiscal se refiere.

El Fonden inició en 1996, como un instrumento interinstitucional con el objeto de ejecutar acciones, autorizar y aplicar recursos para mitigar en infraestructura pública y viviendas, los efectos que produzca un fenómeno natural perturbador, pero principalmente, tiene por objeto proporcionar suministros de auxilio y asistencia ante situaciones de emergencia y de desastre, a fin de responder de manera inmediata y oportuna a las necesidades urgentes para la protección de la vida y la salud de la población.

No hubo malas interpretaciones por la sociedad, la iniciativa en su exposición de motivos y modificaciones, deja claro que se pretenden eliminar los fideicomisos para prevención y atención a desastres los cuales han sido reconocidos internacionalmente, entonces, si algo requiere analizarse con mayor criterio, objetividad, transparencia y sin partidismos es precisamente el Fonden, porque un desastre es lo más democrático, al afectar no distingue religión, público o privado, clase social o ideología, pero siempre beneficiará a la población socioeconómicamente más vulnerable.

Reconozco la intervención de la Coordinación Nacional de Protección Civil y de la Comisión de Protección Civil y Prevención de Desastres de la Cámara de Diputados en defensa del mismo.

El tema no es si debe o no haber un presupuesto para atender las consecuencias de los desastres, el tema, que no se contempla en la iniciativa, debe ser la correcta, transparente, oportuna fiscalización y rendición de cuentas, porque si el argumento es la opacidad y discrecionalidad en el uso de recursos públicos, se debe decir que éstos se ejercen entre las representaciones federales y las entidades federativas.

Nos vemos en el Parlamento Abierto, porque el Fonden, se queda.

Presidente Nacional del Colegio Mexicano de Profesionales en Gestión de Riesgos y Protección Civil, A.C.
marianokatase@gmail.com

También en E-Comunidad

Ver Más Noticias »

Por si todavía no lo leíste

Sucríbete a nuestro newsletter y recíbelo vía Whatsapp 662 126 2721