E-Comunidad

Por qué nos obsesionamos; haz que se obsesionen contigo


(Recibir Recompensas Variables puede causar comportamiento obsesivo)

¿Conoces personas físicamente bien agraciadas, que se han obsesionado con personas poco agraciadas (y no porque tengan dinero)?

¿Conocerás a alguien que se obsesiona con las redes sociales y revisa su celular cada 2 minutos?

¿Conocerás a alguien que se obsesiona con los casinos y va seguido?

¿Te gustaría conocer la causa principal de todas las obsesiones?, te la revelaré: recompensas variables.

En 1958, el psicólogo B.F. Skinner hizo un experimento.

En la primera etapa colocó palomas en una jaula que tenía un botón y, cada vez que lo pulsaban, despachaba comida.

Las palomas rápidamente aprendieron este comportamiento, porque era una Recompensa Constante, y lo presionaban sólo cuando tenían hambre.

En la segunda etapa cambiaron la programación del botón para que pocas veces despachara, pero la mayoría de las veces no.

Al ser un comportamiento impredecible (Recompensas Variables), las palomas aplastaron el botón, pero como no les dio comida, lo comenzaron a presionar muchas veces y, de repente, les dio comida, después otra vez no, y esto hizo que se obsesionaran tanto que llegaron a presionar el botón más de 7000 veces por hora, durante 16 horas seguidas.

Con este experimento se llegó a la conclusión de que recibir recompensas variables puede causar comportamiento obsesivo en palomas, pero ¿aplicará en personas? veamos:

Las redes sociales notifican cualquier tipo de actividad y casi nunca es importante, pero pocas veces sí es.

La mayoría no puede vivir con la incertidumbre y, cada vez que suena el celular, tienen que revisarlo para saber si es importante.

En este caso las notificaciones son el botón que despacha comida de manera aleatoria, y nosotros jugamos el papel de las palomas obsesionadas.

Por eso una persona promedio desbloquea el celular 110 veces al día.

De la misma manera, una persona que va al casino sabe que lleva las de perder, pero los juegos son el botón que de vez en cuando da recompensas, y no es secreto decir que hay muchas personas obsesionadas por los casinos.

Ahora imagina esta escena:

Está la muchacha más guapa del salón, y está el muchacho feo enamorado.

El muchacho cree que debe ser romántico para conquistarla, pero mientras más detalles tiene (flores, chocolates, mensajes de buenas noches a diario, llamadas, etc.), a la muchacha más flojera le da.

Cierto día el muchacho cambia su comportamiento y deja de tener detalles.

La muchacha lo nota y hace como que no le importa, pero a la noche extraña el mensaje cada vez que recibe una notificación.

Ni cuenta se dio del momento en el que los papeles se invirtieron.

¿No te resulta fascinante el concepto de las recompensas variables? En esta nota obtuviste información que puedes aplicar en diversas área de tu vida.

El autor es escritor, capacitador, conferencista y Life Coach en SB3.
beltr0nes@hotmail.com
Facebook.com/SantiagoBeltrones3

También en E-Comunidad

Ver Más Noticias »

Por si todavía no lo leíste

Sucríbete a nuestro newsletter y recíbelo vía Whatsapp 662 126 2721