Actitudes

Arriba con fuerza la guerra electoral


Basta repasar lo ocurrido en los últimos días en México para advertir que la guerra electoral con miras a las elecciones de 2021 ya inició y viene con mucha fuerza.

En esta ocasión estará acompañada con un factor inédito en los últimos sexenios: la participación abierta, directa e intensa del presidente en funciones, es decir, Andrés Manuel López Obrador.

El mandatario será el foco de las críticas de los partidos de oposición y de los ciudadanos que no están de acuerdo con sus acciones y que cada día suman más.

AMLO a su vez no cejará en defenderse con el uso del vasto poder que le brinda la Presidencia de México y aprovechará cuantas veces le sea posible para descalificar y atacar a sus críticos.

Será una lucha desigual, pero que a la postre se le podría revertir si insiste en tomar decisiones erróneas y perjudiciales para la buena marcha del país.

El gran peligro en esta ofensiva es que están en juego valores y derechos sagrados para los mexicanos, como la libertad de expresión.

Lo anterior quedó en evidencia con la denuncia de 667 intelectuales, periodistas y científicos por las amenazas de López Obrador en contra de comunicadores y medios informativos.

“El presidente López Obrador utiliza un discurso permanente de estigmatización y difamación contra los que él llama sus adversarios”, advierten los firmantes en un desplegado que concluye con este título:

“Esto tiene que parar”.

AMLO respondió con arrogancia al señalar que este grupo “debería de ofrecer disculpas, porque se quedaron callados cuando se saqueó al país”.

Pero no dijo nada sobre sus calificativos exacerbados contra medios impresos y comunicadores que han cuestionado a su gobierno y que López Obrador tachó de “intelectuales orgánicos”, entre ellos Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín.

El fin de semana el grupo Frente Nacional Anti-Amlo (Frena), dirigido por el regiomontano Gilberto Lozano, intentó llegar hasta el Zócalo capitalino para exigir la renuncia del primer mandatario, pero fue reprimido por policías antimotines que supuestamente ya no existían.

López Obrador justificó ayer la acción porque existían “riesgos de provocación” de otros grupos y para evitar daños a la Catedral.

Un funcionario del Gobierno de la Ciudad de México fue todavía más falso: en el Zócalo -aseguró- hay más peligros de contagios por el Covid-19”.

La consigna era evidente: nadie puede protestar en el Zócalo y menos cuando se trata de un grupo opositor al régimen y que ha demostrado arrojo y decisión en sus objetivos.

Días atrás la batalla política se dio en tierras chihuahuenses donde una manifestación de productores agrícolas que defendían sus derechos de agua fue reprimida violentamente por elementos de la Guardia Nacional.

La respuesta de López Obrador a estos hechos que trascienden a Norteamérica fue patética: Las protestas contra la entrega de agua a Estados Unidos -dijo- se convirtieron en mítines del PAN con miras a las elecciones que habrá el próximo año en la entidad.

Y luego para justificar su argumento sostuvo que en la protesta del domingo estuvo presente el senador panista Gustavo Madero, quien tiene aspiraciones a la Gubernatura de Chihuahua.

Bajo esa mentalidad ningún político con aspiraciones tiene derecho a protestar, AMLO olvidó de pronto que durante doce años protestó y buscó la Presidencia de México sin ser desacreditado.

Para cerrar el cartel, ayer lunes reapareció en redes sociales Ricardo Anaya para anunciar su regreso a la vida pública y retomar su lucha por México.

Anaya -lo presagiamos- buscará una diputación en 2021 para de ahí lanzarse de nueva cuenta por la presidencia en 2024.

Será un político con mayor madurez y experiencia, hoy seguramente veremos en la mañanera como López Obrador intentará descalificarlo o quizás con cierta vagancia decida darle la bienvenida para no abrir un nuevo frente de batalla.

La guerra por el control de la Cámara de Diputados y las quince gubernaturas ha iniciado, prepárense bien porque estas elecciones vienen con todo.

Noticias, noticias…

Los playoffs de las Ligas Mayores tendrán un sabor californiano, tanto Dodgers de Los Ángeles como Padres de San Diego amarraron su pase a la postemporada luego de un corto calendario de juegos debido a la pandemia.

San Diego regresará por primera vez a los playoffs luego de 14 años de ausencia gracias a un equipo colmado de juventud y a un staff de pitcheo sensacional.

Tatis, Machado, Myers, Hosmer, Davies, Lamet y Paddack, son algunos de los nuevos valores que podrían hacer historia.

También en Actitudes

    Ver Más Noticias »

    Por si todavía no lo leíste

    Sucríbete a nuestro newsletter y recíbelo vía Whatsapp 662 126 2721