Actitudes

Sacude a la 4T el video de Pío


La difusión del video de Pío López Obrador -hermano de ya saben quién- recibiendo sobres repletos de billetes para el partido Morena, podría ser el punto de quiebre para un cambio paulatino en el Gobierno de la 4T.

Al menos eso esperamos muchos mexicanos al tratarse de un acto ilegal, toda vez que las aportaciones para los partidos deben respetar lineamientos, entre otros realizar aportaciones vía cheques y depositarse a cuentas bancarias y no ser entregadas en efectivo al hermano del entonces líder de Morena.

Andrés Manuel López Obrador sabe que lo cogieron con los dedos tras la puerta y aunque quiso minimizar el hecho en la mañanera del viernes, reconoció que él y su movimiento se beneficiaban de esos recursos que podrían proceder de algún Gobierno, de políticos o de personas dedicadas a la delincuencia.

¿Quién puede demostrar que eran realmente donativos del pueblo si no existen registros formales salvo una libreta que sarcásticamente le llamaron “la biblia” en el video recién divulgado?

Ayer, López Obrador dejó a un lado, en su conferencia mañanera, sus ataques contra exfuncionarios de sexenios pasados para enfocarse en asuntos cruciales como el reinicio a clases; no obstante, en tono de amenaza dejó abierta la posibilidad de enjuiciar a los expresidentes.

El caso Lozoya prácticamente fue ignorado al igual que el video de su hermano Pío que fue motivo de una denuncia formal ante la Fiscalía General de la República por parte de legisladores del Partido Acción Nacional.

Digamos que AMLO le bajó una rayita a su agresiva actitud mostrada la semana pasada cuando arremetió visceralmente contra sus adversarios políticos aprovechando la denuncia de Emilio Lozoya y el video de exfuncionarios del Senado recibiendo supuestos sobornos del Gobierno de Peña Nieto.

Es irrefutable que López Obrador no esperaba la difusión de un video en su contra y menos donde apareciera campantemente su hermano Pío en una incómoda posición.

Debió dolerle al Presidente el hecho y no porque no lo supiera, sino porque jamás imaginó que se divulgara cinco años después un suceso que pone en duda la legalidad de su elección como Presidente.

Si López Obrador acusa a Peña Nieto de haber ganado la elección a través de la compra de votos y a Felipe Calderón de robarle la elección por un presunto fraude a la hora del conteo, ¿por qué no presumir que AMLO obtuvo 53% de los sufragios gracias a su campaña permanente que ahora podemos intuir fue financiada a través de lavado de dinero?

No olvidamos que durante los años previos a 2018 la voz de López Obrador se escuchaba día y noche en los medios electrónicos en spots que promocionaban su imagen y lo enfilaban a la Presidencia de México.

Suponemos que algunos spots eran parte del tiempo oficial de los partidos, pero seguramente no todos porque la cantidad de spots de Morena superaba a todas luces a los del resto de los partidos.

El mandatario, sin embargo, no cede en su campaña política.

Ayer insistió en que ya todo cambió en México, desde la corrupción en el Gobierno hasta el combate a la delincuencia, a pesar de tantas evidencias en contra.

Quizás para distraer de nuevo a los ciudadanos, López Obrador promovió ayer a través de un video la venta de “cachitos” para la supuesta rifa del avión presidencial, lo que es a todas luces un engaño.

Si se venden los seis millones de “cachitos” a razón de 500 pesos cada uno, se recaudarán 3 mil millones de pesos, de esos, 2 mil millones serán entregados a 100 ganadores que recibirán cada uno 20 millones de pesos.

Entonces quedarán -si todo va bien- mil millones de pesos para destinarse a equipos médicos, pero el avión Boeing 787 permanecerá con todos sus lujos y costos en el hangar presidencial en tanto no se venda, se rente o se remate.

López Obrador se subió a la nave para promocionar la venta de “cachitos” al tiempo que criticaba sus excesos.

Francamente es una postura ridícula, populista y no propia de un mandatario llegar a ese extremo para hundir a sus antecesores.

Esperamos, pues, que el video de su hermano lo haga recapacitar y ponga en manos de la justicia y no de su capricho las indagaciones de la corrupción y la criminalidad en México.

Y que se acuerde que él también es parte de ese sistema político que ha llevado al país a la pobreza, la desigualdad y la injusticia.

¿O acaso ha hecho cambios reales en sus 40 años de vida pública?

Nota final…

Fue un caos el cruce en las garitas mexicanas el pasado fin de semana.

En Tijuana, la espera para cruzar a San Diego superó las seis horas.

En dos semanas será peor por el puente del “Labor Day” que traerá a miles de turistas a nuestras playas.

Todavía no entendemos por qué el Gobierno mexicano permite el cruce de extranjeros pero Estados Unidos no deja pasar a los mexicanos, salvo en casos extremos.

También en Actitudes

    Ver Más Noticias »

    Por si todavía no lo leíste

    Sucríbete a nuestro newsletter y recíbelo vía Whatsapp 662 126 2721