LupitaGonzalez

CIUDAD DE MÉXICO.- Cada defensa por dopaje es diferente, pero tienen un denominador común: las posibilidades de que el deportista libre el castigo son escasas.

De hecho, el nuevo abogado de la marchista mexicana Guadalupe González considera que la medallista olímpica en Río 2016, tan sólo cuenta con un 5% de posibilidades de revertir el castigo de cuatro años que le impusieron por dar positivo a un esteroide anabolizante.

El colombiano Andrés Charria, quien arribará este martes a nuestro país, tomó el caso de Lupita para llevarlo Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) y buscar una reducción en la sanción que le permita a la mexiquense competir en Tokio 2020.

“La defensa es casi imposible, eso ya lo hablé con Lupita. Ya llevo ocho días estudiando el caso, pero existieron muchas fallas en la primera defensa que complicaron el caso”, declaró Charria a EL UNIVERSAL Deportes.

Charria presume en su currículum la medalla de bronce que el Comité Olímpico Internacional le regresó a la ciclista María Luisa Calle 14 meses, después de que la consiguió en Atenas 2004.

“Tengo 15 años de experiencia en derecho deportivo y puedo decir que soy el único abogado que ganó una medalla olímpica para mi país después de recuperar el bronce de mi compatriota en ciclismo”.

Durante una semana, Charria ha mantenido comunicación por Whatsapp con Lupita y han sostenido un par de llamadas telefónicas.

El abogado afirma que la marchista está desolada, por la forma en que fue asesorada por su anterior equipo legal.

“El fallo fue contundente. La forma en que fue descuidada por su defensa y casi regañada llama mucho la atención. El caso es muy difícil, pero es algo que sé hacer”.

El nuevo equipo de abogados de Lupita tiene 30 días para armar la defensa en la que solicitará un árbitro y tratar de mover el tribunal a territorio mexicano o Estados Unidos para ahorrar costos.

El Universal / EVZ 21/05/19/EV