pitcherCIUDAD DE MÉXICO.- Los Playoffs de la MLB nos regalan esta noche un espectáculo entre equipos que se odian a muerte.

Una de las rivalidades más vibrantes en el deporte mundial, Red Sox y Yankees se enfrentan en el primer juego de la Serie Divisional de la Liga Americana, un platillo imperdible en el primer viernes de octubre.

Su último encuentro en postemporada fue en 2004, en la remontada más emblemática para los patirrojos. Han pasado 14 años para que Nueva York busque revancha, hoy tendrá su primera oportunidad.

Tanto el duelo en el montículo, como al plato, el juego en el Fenway Park está inclinado para Boston, que terminó la campaña con 108 victorias -récord en la franquicia-. El manager Alex Cora, en su primer año al mando, acomodó a un equipo dominante, rumbo a una nueva Serie Mundial.

El zurdo Chris Sale
Los patirrojos mandarán a su as, el zurdo Chris Sale, a la loma para asegurar el primer triunfo en la serie de cinco enfrentamientos. Durante la temporada, el pitcher arrancó 27 juegos, ganó 12 y perdió cuatro; en 158 entradas, ponchó a 237 rivales y le conectaron 102 hits, entre ellos 11 cuadrangulares.

En la ofensiva, Boston conectó mil 509 imparables, 208 vuelacercas durante el 2018, con Mookie Bettis (.346) con el mejor promedio y J.D. Martínez con la mayor cantidad de hits (188).

Pero si una novena es capaz de ponerle un alto a los patirrojos, es la de Nueva York. Los Yankees (100-62) ya tuvieron una cucharada de la postemporada, al vencer 7-2 a los Athletics de Oakland el miércoles durante el Juego de Comodín.

Odiado rival
Después de un pequeño bache en la recta final del verano, los del Bronx ya cuentan con un roster completo para enfrentarse al odiado rival. Aaron Judge, Didi Gregorius y Gary Sánchez están en forma para esperar los lanzamientos de Sale. Sobre el montículo, estará J.A. Happ, la contratación más reciente de Nueva York durante el año, precisamente firmado para los Playoffs.

El zurdo tiene 21 juegos contra los Red Sox, con 117.2 innings, ocho triunfos, cuatro derrotas y 95 strikeouts.

En 2004, durante la Serie de Campeonato, los Yankees apuntaban para su séptimo boleto a la Serie Mundial en nueve campañas. Con una ventaja de tres victorias, Nueva York vio el resurgimiento que terminó con la maldición del Bambino. Desde entonces, los del Bronx no han podido cobrar venganza en el momento más doloroso de la franquicia en el último milenio.

El Universal / AJV 05/10/18/DAW