Pumas

CIUDAD DE MÉXICO.- La irregularidad de los Pumas es tan cierta, como la falta de espectáculo en sus partidos.

En un partido con cierre dramático, los dirigidos por Míchel González se impusieron 2-1 en el Olímpico Universitario ante unos Diablos Rojos de Toluca que siguen hundidos en lo bajo de la clasificación.

Con anotaciones del paraguayo Carlos González y del juvenil Brayan Mendoza, los universitarios sumaron su cuarta victoria del Apertura 2019.

Después de un primer tiempo para el olvido por la nula creación de llegadas por parte de ambos equipos, tuvo que aparecer el delantero auriazul para romper el cero al minuto 55 con un fuerte disparo dentro del área, tras un buen pase de Juan Pablo Vigón.

Ricardo La Volpe mandó todo su arsenal ofensivo desde el inicio, pero sufrió para anotar en Ciudad Universitaria.

Ni Emmanuel Gigliotti, ni Federico Mancuello, ni Diego Rigonato y tampoco su mejor hombre, Felipe Pardo, podían ante la zaga auriazul.

El segundo tiempo siguió bajo la misma línea.

Poco peligro en las áreas y ni las modificaciones pudieron mejorar el juego.

Fue hasta que se anunciaron los cinco minutos de compensación cuando despertaron ambos equipos.

Primero Emmanuel Gigliotti empató el juego con un cabezazo y un minuto después, en una dramática jugada, el canterano Brayan Mendoza empujó el balón de cabeza para devolverle la ventaja definitiva a los del Pedregal.

Pumas volvió a ganar en casa, pero sigue debiendo a su afición un buen futbol.

El cierre dramático y de garra maquilló el pobre funcionamiento de ambos conjuntos.

La Fecha FIFA traerá paz en el infierno y tiempo para seguir trabajando con tranquilidad en El Pedregal.

EXP/UNI/EV/AGT/2019