Que el fuego consuma el pasto del estadio Héctor Espino es reflejo del abandono en que se encuentra el inmueble pese a su ubicación.