Entonces los comerciantes prefieren cargar con los costos de la delincuencia que acudir a presentar demandas y esperar juicios.