El problema es que no hay registro del uso y/o destino de los recursos que llegan a la Tesorería del Ayuntamiento por concepto de multas de tránsito.