El respeto a la ley y al Estado de Derecho es una obligación  del ciudadano, pero también de las autoridades y en especial de los elementos policiacos.