No sólo porque hay menos dinero para prevenir actos que pueden ser considerados delitos, sino porque también disminuyeron los recursos para fomento a la cultura.