Pareciera que la desesperación y la molestia es lo que lleva los ciudadanos a desobedecer y agredir a los agentes policiacos.

Lo que está mal es que ante una indicación de un oficial se inicie una discusión con un agente policiaco, aunque se tenga razón, eso es incorrecto.