La reuncia de Ramsés Arce fue sorpresiva, aunque para ser honestos ya había algunas voces que advertían el cambio que venía en el Ayuntamiento.