El problema de robo de autos y bicicletas dentro de la Universidad de Sonora se incrementó en los últimos meses según el reporte de autoridades.

La solución podría resultar un tanto incómoda para la comunidad universitaria, pues la mejor forma es controlar accesos.

Eso significa que no cualquiera podría ingresar al campus, esta decisión ya se ha tomado en otras universidades del país.