Otros problemas que genera el abandono de personas menores de 18 años es que los exponen a delitos y riesgos, aunque estén en casa.