Las mexicanas mueren principalmente por accidentes de transporte, le siguen las agresiones y después están las lesiones autoinfligidas.