En Cajeme ocurrió un milagro: los regidores votaron por no aumentar el predial para el próximo año ni otro tipo de impuesto.