Banner
Banner
Sábado, 25 de Octubre de 2014

EXPRESO - Periódico líder en noticias de Sonora

Un hecho inexplicable

Un bello milagro ocurrió este día. (Foto: Archivo/Expreso)Los asombrosos descubrimientos que se han hecho acerca del Cuadro de la Virgen de Guadalupe en México, tienen pasmados a los científicos.

Últimamente se ha formado una comisión de científicos para investigar los fenómenos inexplicables de esta tela que era la ruana o poncho del Indio Juan Diego.

 

Lo primero que llama la atención de los expertos textiles es que esta manta se haya podido conservar durante siglos, expuesta al polvo, al calor y a la humedad, sin que se haya deshilachado ni se haya desteñido su bella policromía.

 

Siempre estuvo así expuesta a todo, a la topa tolondra, y solo desde hace unos años la cubrieron con un vidrio.

 

La tela está hecha en una fibra de ayate mexicano que se descompone por putrefacción a los veinte años, como ha sucedido con varias reproducciones de la imagen que se han fabricado en esta misma clase de tejido. Y sin embargo este lienzo lleva cuatrocientos cincuenta años desde el tiempo de Hernán Cortés, sin desgarrarse, ni descomponerse, y por causas in entendibles a los expertos, es refractaria a la humedad y al polvo.

 

La pintura que cubre la tela es otro misterio. El sabio alemán Kuhn, que es premio Nobel en Química, ha estudiado esta pintura, y su respuesta dejó atónitos a los oyentes: “estos colorantes no son ni minerales, ni vegetales, ni animales”.

 

Se podía pensar que la tela resistía tanto porque la habían encolado y preparado de manera especial como a otras pinturas famosas para que tuviera gran resistencia. Pero el sabio Callagan, de la NASA, de Estados Unidos la ha estudiado con aparados de rayos infrarrojos y ha descubierto que la tela no tiene ningún engomado ni preservante, y que no se puede explicar cómo esas pinturas han resistido cuatro siglos en un lienzo tan ordinario.

 

Con estos rayos infrarrojos se ha descubierto que la imagen no tiene esbozos previos como se ve en los cuadros de Rubens y Tiziano, sino que fue pintada directamente, tal cual se la ve, sin tanteos ni rectificaciones. Otro detalle: la imagen no tiene pinceladas. La técnica empleada es desconocida en la historia de la pintura.

 

Es inusual, incompreensible e irrepetible.

 

LA PUPILA DE LA VIRGEN: LO MAS INEXPLICABLE: Un famoso oculista, Lauvvoignet, examinó con un poderoso lente la pupila de la Virgen, y observó maravillado que en el iris se veía refl ejada la imagen de un hombre. Esto fué el principio de una investigación que condujo a los más inesperados descubrimientos.

 

La digitalización consiste en que si se fotografía la pupila de una persona, con una máquina poderosa y especial, en la fotografía queda todo lo que esa persona está viendo en el momento de tomar la foto. El Dr. Tosnman, especializado en digitalización, o sea en averiguar por medio de fotos lo que la persona está viendo, le ha tomado fotografías a la pupila de la Vírgen de Guadalupe.

 

Las amplía miles de veces, y logra captar detalles imposibles de ser captados a simple vista.

 

Y los detalles que aparecen en las fotografías de la Vírgen de Guadalupe son: un indio en el acto de desplegar su ruana ante un religioso.

 

Un Franciscano en cuyo rostro se ve deslizarse una lágrima; un hombre con la mano sobre la barba en señal de admiración; otro indio en actitud de rezar; unos niños y varios religiosos Franciscanos más. O sea todas las personas que según la historia de la Vírgen de Guadalupe escrita hace varios siglos, estaban presentes en el momento en el que apareció la Sagrada imagen.

 

Lo que es radicalmente imposible es que en un espacio tan pequeño como la cornea de un ojo situado en una imagen de tamaño natural, aún el más experto miniaturista lograra pintar todas esas imágenes que ha sido necesario ampliar dos mil veces para poderlas advertir.

 

Inexplicable! Fue lo que exclamaron los expertos al conocer la respuesta del sabio alemán Kuhn cuando comprobó que los colores de esta pintura de la Vírgen de Guadalupe no eran ni minerales, ni vegetales, ni animales.

 

Inexplicable! Exclamaron los sabios norteamericanos Smith y Callagan al comprobar que esta pintura carece de pinceladas y que esta tela ha durado 450 años sin dañarse, no tiene ningún preparativo que la conserve así.

 

Inexplicable, radicalmente inexplicable! Exclama el especialista Tonsman al referir en sus conferencias que con su máquina fotográfica de “digitalización” ha logrado encontrar en las pupilas de la Vírgen de Guadalupe las imágenes de todas las personas que estaban presentes el día de su aparición.

 

El no se cansa de repetir: “inexplicable. Totalmente inexplicable!”

Un hecho inexplicable